/ sábado 15 de septiembre de 2018

Le aplicaron polímero en cirugía y ahora Diana no puede caminar

Está consciente que va a morir pero no sin luchar

La vida de Diana se ha convertido en un calvario. Con lágrimas cuenta cómo un día al despertar descubrió una protuberancia en la parte baja de su espalda. El polímero que le habían inyectado para aumentar sus glúteos hacía estragos en su vida. Ahora está consciente de que va morir, pero no sin luchar.


Era odontóloga, estaba en plena vida productiva y hoy tiene problemas para caminar, pues el producto emigró hacia las piernas, donde tiene otras protuberancias que le causan mucho dolor.


Las inyecciones en los glúteos son uno de los muchos procedimientos de estética a los que se suelen someterse las mujeres en Chihuahua para cumplir con los cánones de belleza de la sociedad o lograr un cuerpo espectacular que pare el tráfico al caminar.


Entre los riegos de esta práctica está que el biopolímero puede migrar a otras del cuerpo debido a que se inyecta de manera libre y no existen barreras de contención. Aunado a las reacciones inmunológicas que tiene el cuerpo hacia el material extraño.


En el caso de Diana, acudió a una estética, fueron siete sesiones, una por mes, sin embargo al tercer mes empezó a presentar fiebre, escalofríos, hormigueos. Al comentarle al supuesto médico los síntomas se limitó a decir que era una reacción normal, pero con el tiempo pasaría.


De acuerdo a los expertos, se advierte que los síntomas pueden surgir luego de meses y quizá años después de la aplicación. Quienes se someten a estos procedimientos pueden sufrir desde reacciones alérgicas hasta fatiga crónica, pero si el producto migra causa dolor intenso en las articulaciones.


Diana sufrirá de por vida a consecuencia de la mala praxis de un supuesto médico. El material se aloja a la mitad del fémur por la parte lateral y en la parte de arriba por la espalda se acumuló, la protuberancia es dura y ha cambiado de color. El cirujano que la atiende ahora le dijo que ya hay necrosis del tejido.


A la fecha ya está en proceso de una cirugía para retirar la mayor cantidad de material plástico que se pueda, sin embargo la dificultad para caminar no se quitará, tampoco los dolores, pues se ha convertido en una enfermedad crónica.


Diana pagó alrededor de 45 mil pesos por el aumento con proteínas, que en realidad eran biopolímeros, pero se enteró hasta que se realizó una resonancia magnética y estudios. Ahora gasta mensualmente entre 15 y 20 mil pesos en medicamentos, suplementos y vitaminas para que el cuerpo pueda defenderse y no siga el desgaste.


“Para mí es un crimen, él sabe que la gente puede morir y sigue aplicando estos productos”, señaló Diana.


Recomendó que cada vez que la gente vaya a practicarse un procedimiento estético averigüe del lugar, que investiguen en los colegios de médicos si quien los atenderá es un profesional de la salud, o incluso en internet se puede buscar la cédula profesional del médico y si está certificado, “No se dejen engañar, porque en ello va la vida”.

Te puede interesar:

La vida de Diana se ha convertido en un calvario. Con lágrimas cuenta cómo un día al despertar descubrió una protuberancia en la parte baja de su espalda. El polímero que le habían inyectado para aumentar sus glúteos hacía estragos en su vida. Ahora está consciente de que va morir, pero no sin luchar.


Era odontóloga, estaba en plena vida productiva y hoy tiene problemas para caminar, pues el producto emigró hacia las piernas, donde tiene otras protuberancias que le causan mucho dolor.


Las inyecciones en los glúteos son uno de los muchos procedimientos de estética a los que se suelen someterse las mujeres en Chihuahua para cumplir con los cánones de belleza de la sociedad o lograr un cuerpo espectacular que pare el tráfico al caminar.


Entre los riegos de esta práctica está que el biopolímero puede migrar a otras del cuerpo debido a que se inyecta de manera libre y no existen barreras de contención. Aunado a las reacciones inmunológicas que tiene el cuerpo hacia el material extraño.


En el caso de Diana, acudió a una estética, fueron siete sesiones, una por mes, sin embargo al tercer mes empezó a presentar fiebre, escalofríos, hormigueos. Al comentarle al supuesto médico los síntomas se limitó a decir que era una reacción normal, pero con el tiempo pasaría.


De acuerdo a los expertos, se advierte que los síntomas pueden surgir luego de meses y quizá años después de la aplicación. Quienes se someten a estos procedimientos pueden sufrir desde reacciones alérgicas hasta fatiga crónica, pero si el producto migra causa dolor intenso en las articulaciones.


Diana sufrirá de por vida a consecuencia de la mala praxis de un supuesto médico. El material se aloja a la mitad del fémur por la parte lateral y en la parte de arriba por la espalda se acumuló, la protuberancia es dura y ha cambiado de color. El cirujano que la atiende ahora le dijo que ya hay necrosis del tejido.


A la fecha ya está en proceso de una cirugía para retirar la mayor cantidad de material plástico que se pueda, sin embargo la dificultad para caminar no se quitará, tampoco los dolores, pues se ha convertido en una enfermedad crónica.


Diana pagó alrededor de 45 mil pesos por el aumento con proteínas, que en realidad eran biopolímeros, pero se enteró hasta que se realizó una resonancia magnética y estudios. Ahora gasta mensualmente entre 15 y 20 mil pesos en medicamentos, suplementos y vitaminas para que el cuerpo pueda defenderse y no siga el desgaste.


“Para mí es un crimen, él sabe que la gente puede morir y sigue aplicando estos productos”, señaló Diana.


Recomendó que cada vez que la gente vaya a practicarse un procedimiento estético averigüe del lugar, que investiguen en los colegios de médicos si quien los atenderá es un profesional de la salud, o incluso en internet se puede buscar la cédula profesional del médico y si está certificado, “No se dejen engañar, porque en ello va la vida”.

Te puede interesar:

Local

Se manifiestan jóvenes a favor de la vida en la Plaza del Ángel

Exigen a la clase política no apoyar iniciativas abortistas

Policiaca

Cae conductor de cuatrimoto a barranco en el Cerro Coronel

El joven de 16 años de edad se encuentra herido tras la fuerte caída y con una fractura en la pierna

Futbol

Gallos Blancos despide al técnico Rafael Puente 

Querétaro sumó su séptima derrota en igual número de partidos durante este Torneo Clausura 2019 de la Liga MX

Política

AMLO ordena detener desalojos de los beneficiarios del Infonavit con adeudos

Durante el aranque del programa Sembrando Vida en Durango el Presidente informó que los trabajadores eventuales con mayor antigüedad, serán los primeros en ser basificados a partir de este año

Sociedad

Mar se aleja 10 metros en playas de Acapulco

Según los mismos trabajadores de los establecimientos, el fenómeno es de lo más normal

Cine

Las nominaciones al Oscar 2019 en cuatro datos curiosos

Algunos han criticado al Oscar de ser elitista y premiar obras de arte que muchos siquiera han visto. Este año no hay espacio para esa queja