Hay sólo 145

Mientras estándares internacionales indican que debiera haber 2.8 policías por cada mil habitantes, lo que significaría 450 para Cuauhtémoc, actualmente se cuentan con 100 en las calles de la cabecera y 45 en los seccionales, informó el director operativo de la Policía Municipal, Santos Borunda. El resto de los efectivos disponibles se ocupan de tareas administrativas o de apoyo en separos.

El Director operativo de Seguridad Pública señaló que existe un marcado déficit en el estado de fuerza de la Policía Municipal, en cuanto al personal operativo que trabaja directamente en las calles en labores de vigilancia, prevención y combate al delito.

Explicó que de acuerdo a lineamientos de la Organización de las Naciones Unidad, son necesarios 2.8 policías por cada mil habitantes en condiciones normales de seguridad, dentro o por debajo de la media en los índices delictivos. Esto significaría que son necesarios cuando menos 450 elementos operativos trabajando en campo en el municipio.

Sin embargo, actualmente del total del estado de fuerza de la Policía Municipal, sólo 100 elementos están trabajando directamente en las calles de la cabecera municipal y 45 en las tres secciones municipales. “El resto de los elementos está asignado a otras funciones muy necesarias como apoyo en separos policiacos, administrativos y vigilancia de instalaciones”, comentó.

Agregó que para enfrentar este déficit y la problemática de seguridad en la región, ha sido muy importante el apoyo de la Comisión Estatal de Seguridad que ha destinado elementos a la zona, al igual del refuerzo de agentes de la Policía Federal.

Santos Borunda declaró que a corto plazo se contempla que al menos 10 civiles se puedan integrar a las filas de las corporaciones luego de participar en la Academia de Policía, mientras que esperan obtener certificación de otros 20 elementos recién graduados de la misma para que se incorporen al estado de fuerza.

Señaló que si bien se necesitan más policías, el reclutamiento no es cosa sencilla y no puede ser rápido, “tenemos que ser muy cautelosos, sobre todo en los controles de confianza”, concluyó.