/ jueves 17 de octubre de 2019

Ovidio, el hijo de El Chapo Guzmán, sí fue liberado por el Gobierno

Alfonso Durazo, titular de la secretaría dijo que se encontraron a Ovidio Guzmán López en el fraccionamiento Tres Ríos de la ciudad de Culiacán

Ovidio Guzmán López, hijo del capo y líder del Cártel de Sinaloa, Joaquín alias El Chapo Guzmán, fue liberado para mantener la paz en Culiacán, según fuentes consultadas por El Sol de México.

Fueron las misma fuerzas de seguridad que dejaron en libertad del capo de la droga, confirmó a Reuters el secretario de Seguridad del gobierno federal, Alfonso Durazo, explicando que se tomó la decisión para proteger vidas.

La Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana, mediante su titular Alfonso Durazo, confirmó la identificación de Ovidio Guzmán en Culiacán.

El funcionario explicó que a las 15:30 horas una patrulla de 30 elementos de la Guardia Nacional y Sedena realizaba un patrullaje de rutina en el fraccionamiento Tres Ríos de la ciudad de Culiacán.

Posteriormente indicó que los elementos fueron agredidos desde una vivienda por lo que repelieron la agresión tomando el control de éste lugar localizando en su interior a Ovidio Guzmán.

La retención del hijo de El Chapo, Durazo apuntó que "grupos de la delincuencia organizada rodeara con una fuerza mayor a la de la patrulla".

"Otros grupos realizaron acciones violentas en contra de la ciudadanía en diversos puntos de la ciudad, generando una situación de pánico", delineó Durazo.

De manera ambigua, Durazo expuso que "para salvaguardar el bien superior de la integridad y tranquilidad de la sociedad culiacanense, los funcionarios del gabinete de seguridad acordamos suspender dichas acciones", sin embargo no explica de qué acciones habla.

Finalmente dijo que los funcionarios de la Secretaría de Seguridad tomaron la decisión de trasladarse a Sinaloa "para conducir personalmente las acciones personalmente las acciones correspondientes".

El infierno en Culiacán

Ráfagas de balas, armas de alto calibre, incendios de vehículos y columnas de humo se divisaron en la ciudad de Culiacán, en el estado de Sinaloa, tras el arresto de Ovidio Guzmán.

En represalia por esta acción, pronto se extendió la violencia por muchas calles del centro de la ciudad, en uno de los sucesos más violentos e indiscriminados de la historia reciente de México.

Su propósito era "generar pánico", como dijo el titular de la Secretaría de Seguridad, Alfonso Durazo.

Foto: Twitter | @IbraimSinH

Centenares de personas han buscado resguardo en viviendas y establecimientos. Otros, tal y como reflejan decenas de vídeos publicados en redes sociales, se han encontrado atrapados entre las balas.

Por el momento se desconoce si hay víctimas mortales, aunque se habla de que civiles habrían perdido la vida en este fuego cruzado.

En tanto, el caos se dispersaba por la ciudad, con los llamados narcobloqueos, la quema de automóviles y mobiliario urbano por parte del narcotráfico para bloquear las vías.

Foto: Twitter | @EstadioTomatero

"Ya no respetan a nadie, y todos corremos riesgo, así como estamos. No tenemos seguridad de nada. Sí me tocó (el tiroteo). Nunca he estado en una guerra, pero se oían como si estuviera en una", dijo este jueves a Efe Jesús Elías Avitia.

Este mismo habitante de Culiacán lamentó los "daños materiales" y se mostró temeroso de lo que podía suceder en la ciudad.

Videos ▼

Te puede interesar:


Ovidio Guzmán López, hijo del capo y líder del Cártel de Sinaloa, Joaquín alias El Chapo Guzmán, fue liberado para mantener la paz en Culiacán, según fuentes consultadas por El Sol de México.

Fueron las misma fuerzas de seguridad que dejaron en libertad del capo de la droga, confirmó a Reuters el secretario de Seguridad del gobierno federal, Alfonso Durazo, explicando que se tomó la decisión para proteger vidas.

La Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana, mediante su titular Alfonso Durazo, confirmó la identificación de Ovidio Guzmán en Culiacán.

El funcionario explicó que a las 15:30 horas una patrulla de 30 elementos de la Guardia Nacional y Sedena realizaba un patrullaje de rutina en el fraccionamiento Tres Ríos de la ciudad de Culiacán.

Posteriormente indicó que los elementos fueron agredidos desde una vivienda por lo que repelieron la agresión tomando el control de éste lugar localizando en su interior a Ovidio Guzmán.

La retención del hijo de El Chapo, Durazo apuntó que "grupos de la delincuencia organizada rodeara con una fuerza mayor a la de la patrulla".

"Otros grupos realizaron acciones violentas en contra de la ciudadanía en diversos puntos de la ciudad, generando una situación de pánico", delineó Durazo.

De manera ambigua, Durazo expuso que "para salvaguardar el bien superior de la integridad y tranquilidad de la sociedad culiacanense, los funcionarios del gabinete de seguridad acordamos suspender dichas acciones", sin embargo no explica de qué acciones habla.

Finalmente dijo que los funcionarios de la Secretaría de Seguridad tomaron la decisión de trasladarse a Sinaloa "para conducir personalmente las acciones personalmente las acciones correspondientes".

El infierno en Culiacán

Ráfagas de balas, armas de alto calibre, incendios de vehículos y columnas de humo se divisaron en la ciudad de Culiacán, en el estado de Sinaloa, tras el arresto de Ovidio Guzmán.

En represalia por esta acción, pronto se extendió la violencia por muchas calles del centro de la ciudad, en uno de los sucesos más violentos e indiscriminados de la historia reciente de México.

Su propósito era "generar pánico", como dijo el titular de la Secretaría de Seguridad, Alfonso Durazo.

Foto: Twitter | @IbraimSinH

Centenares de personas han buscado resguardo en viviendas y establecimientos. Otros, tal y como reflejan decenas de vídeos publicados en redes sociales, se han encontrado atrapados entre las balas.

Por el momento se desconoce si hay víctimas mortales, aunque se habla de que civiles habrían perdido la vida en este fuego cruzado.

En tanto, el caos se dispersaba por la ciudad, con los llamados narcobloqueos, la quema de automóviles y mobiliario urbano por parte del narcotráfico para bloquear las vías.

Foto: Twitter | @EstadioTomatero

"Ya no respetan a nadie, y todos corremos riesgo, así como estamos. No tenemos seguridad de nada. Sí me tocó (el tiroteo). Nunca he estado en una guerra, pero se oían como si estuviera en una", dijo este jueves a Efe Jesús Elías Avitia.

Este mismo habitante de Culiacán lamentó los "daños materiales" y se mostró temeroso de lo que podía suceder en la ciudad.

Videos ▼

Te puede interesar:


Local

Restaurantes venden una quinta parte de lo normal

La Unión de Empresarios estaría proponiendo un protocolo para negocios de deberán analizar autoridades

Local

Invitan a hamburguesada a favor de niños con cáncer

El movimiento Médicos por la Vida invitó a la ciudadanía a apoyar a los padres de familia de niños y adolescentes que están recibiendo tratamiento contra el cáncer

Local

Encabeza Chihuahua violencia familiar

Las llamadas registradas por los Centros de Atención de Llamadas de Emergencia en Chihuahua fueron 14 mil 098 entre marzo y julio

Finanzas

Sucursales de Banco del Bienestar cuestan más de 2 mil 941 mdp

El Banco del Bienestar pago a las Fuerzas Armadas antes de cancelar el contrato de los cajeros automáticos

Política

Gobernadores gastan 900 mil pesos en Facebook

De los siete mandatarios que se publicitan, el de Baja California ha pagado hasta 800 mil pesos

Finanzas

Conago llevará a AMLO plan de infraestructura

La Conago incluirá el tema en la reunión de la próxima semana con el Presidente de la República

Sociedad

SNTE pide que revivan programa calderonista

El programa de Tecnologías Educativas desde su creación y hasta hasta 2017 entregó más de 301 computadoras a profesores de educación básica

Finanzas

Disruptores | Inversiones de bajo riesgo triunfan en la pandemia

Daniel Mizrahi, fundador de Propeler, señala que el mundo de la inversión empresarial no se ha detenido por la emergencia sanitaria

En el ring

Lucha libre mexicana se resiste a quedarse en la lona

El deporte más popular en el país detrás del fútbol, agrupa a entre 5,000 y 7,000 luchadores, la mayoría sin seguro ni pensión