imagotipo

¡Hombre, qué buen montaje!

  • Mira!
  • en Escenario

“El hombre de La Mancha”, presentado antenoche en el Teatro de los Héroes, se enfiló a todo galope en Rocinante empuñando su lanza, pero en vez de chocar con estáticos molinos de viento, hizo blanco en los corazones de muchos chihuahuenses que salieron encantados con la propuesta de uno de los mejores musicales de la historia de la dramaturgia.

Así lo corroboraron las actuaciones de Benny Ibarra (Cervantes/don Quijote), Guadalupe Lancho (Aldonza), Carlos Corona (Sancho), así como dos decenas más de actores en escena, quienes con su labor devolvieron a quienes se engancharon con la historia, si no la esperanza, por lo menos el anhelo de vivir en un mundo mejor.

Y es que el ingenioso hidalgo construye un mundo imaginario para poder luchar por su ideal… lejos de la injusticia, el dolor, la perversión del dinero, el abuso y la maldad. Y en este sentido, cualquier parecido con la realidad no es más que una triste coincidencia. Pero es a la vez  una metáfora tan poderosa que ha trascendido a través del tiempo y el espacio.

Entre la trama se pueden disfrutar contenidos, propuestas visuales, actorales y musicales sorprendentes. Desde el vestuario hasta la escenografía que reproduce el calabozo donde otros reos le quitan su manuscrito y someten a juicio a Cervantes. Es entonces que él y su sirviente, en su defensa, se disfrazan y transforman en don Quijote y Sancho Panza, para revivir algunos episodios de la inmortal obra con la participación de los prisioneros para recuperar sus pertenencias.

Benny Ibarra interpreta a sus personajes de manera entrañable. Lo acompaña con gracia, en el papel de Sancho, Carlos Corona. Aldonza es encarnada por Guadalupe Lancho, con una voz espectacular y el toque rudo que requiere el personaje.

Fue un montaje irrepetible, de esos que se quedarán en la memoria de los buenos espectadores, como seguramente también las canciones. Y si no, que alguien diga si no salió del teatro ilusionado, tarareando o cuando menos resonando en su memoria las notas del “El sueño imposible…” que todos soñamos en algún momento.