imagotipo

Privilegia GCC el cuidado al medio ambiente

En su reporte de sustentabilidad 2016, Grupo Cementos de Chihuahua reiteró su compromiso para mitigar el impacto ambiental de sus operaciones, por lo que desarrolló un sistema enfocado a gestionar cuatro áreas: emisiones, combustibles y materiales alternos, biodiversidad y agua.

Se detalla que cada una de las áreas cuenta con programas específicos, indicadores y metas que son sistemáticamente monitoreadas, revisadas y actualizadas, para que exista un control adecuado y se cumpla con las estrategias de sustentabilidad y las regulaciones ambientales en las regiones donde se opera.

Según la iniciativa de sustentabilidad del cemento, la producción de este material genera aproximadamente el 5 por ciento de las emisiones de C02 producidas por el hombre y se prevé que la demanda de cemento continúe aumentando, particularmente en las economías emergentes. En su informe, Cementos de Chihuahua refiere que se encuentran en la implementación de proyectos que permitan reducir las emisiones netas de C02 en un 9 por ciento, propuesta para el 2020 en comparación con el año 2005.

Para las operaciones en el 2016 se alcanzó una reducción del 7.15 por ciento en la intensidad de C02 por tonelada de cemento en relación al año 2005, en base a al desarrollo y producción de cemento compuesto que son menos intensivos en el consumo de energía, que tienen altos resultados en resistencia y durabilidad.

El informe de sustentabilidad señala que para ser congruentes con el objetivo de preservación el medio ambiente, se adoptaron planes y programas orientados a optimizar y racionalizar los recursos naturales.

La organización contribuye a conservar la base de los recursos naturales a través de un uso responsable de las materias primas. Para la fabricación del cemento utilizan materias de origen natural que contienen elementos químicos necesarios para la transformación a cemento, como son la piedra caliza, lutitas, arcillas, arenas y yeso.

Además, se específica que en la industria del cemento el uso de la energía calórica y eléctrica es primordial para la transformación de la materia prima a un producto cementante, por lo que en GCC se busca una mayor eficiencia en estos insumos para fortalecer la competitividad y reducir emisiones.

La planta Samalayuca alcanzó en 2016 una sustitución de 40 por ciento de combustibles fósiles por alternativos, debido a la implementación del proyecto denominado Fracción Residual Orgánica de Eficiencia Energética, que incluye procesos de recepción, trituración, selección por densidad, almacenamiento e inyecciones por el quemador principal y precalentador.