imagotipo

Unión de Crédito de Agricultores de Cuauhtémoc, la más importante del país

La Unión de Crédito Agricultores de Cuauhtémoc S.A. de C.V nació en 1994, a raíz de la crisis financiera y de la necesidad de financiamiento que existía en la comunidad menonita de la región de Cuauhtémoc, en donde gracias al compromiso de inversionistas y de los propios socios, se ha logrado colocar como la número uno del país, según dijo su gerente Javier Hernández.

Dio a conocer que la Unión empezó con 100 socios y un capital de 4 millones de pesos, mientras que actualmente hay 3 mil 500 socios, un capital pagado de 90 millones y un ganado o contable cercano a los 900 millones de pesos.

La Unión de Crédito de Agricultores de Cuauhtémoc brinda servicio sólo a sus socios, que son la comunidad menonita, a quienes calificó como personas comprometidas con ese municipio, además de que cumplen de manera cabal con sus deudas adquiridas.

Recordó que iniciaron con cinco empleados y que ahora son 150 los que día a día buscan un desarrollo económico que ayude a mejorar la economía de la región, con el otorgamiento de créditos a la agricultura y ganadería principalmente, aunque también se aprueban financiamientos para micro y pequeñas empresas que se dedican a la construcción de maquinaria, muebles, comercio y servicios.

Detalló que en los últimos tres años, las operaciones de UCACSA han superado los 6 mil millones de pesos anualmente; 35% como recursos propios y el 65% por cuenta de la banca privada y banca de desarrollo.

Dijo que la clave del éxito es el trabajo y la perseverancia, lo que le ha permitido que en los últimos 15 años se haya colocado entre las cinco uniones de crédito más importantes y en los últimos dos como la mejor del país.

Javier Hernández expuso que en los inicios de la Unión de Crédito Agricultores de Cuauhtémoc, se vieron envueltos en el florecimiento de muchas otras Uniones de Crédito en el país; alrededor de 402 y con la crisis de 1994 y 1995, muchas de éstas dejaron de operar o han sido revocadas por la CNBV, quedando algunas Uniones que trabajan en forma regular dentro de lo establecido por las autoridades financieras.

“El habernos sorprendido por esta crisis, apenas iniciado nuestras actividades, nos forzó a prepararnos y sumar esfuerzos no para salir de tal problemática, porque para nosotros no es más que otro obstáculo en el camino del desarrollo de nuestras empresas, de la comunidad y de la región misma, sino para prepararnos en la incursión de nuevas experiencias en el aspecto organizativo” dijo.