imagotipo

Se consolida Unión de Crédito Empresarial de Cuauhtémoc

Con la autorización de la Comisión Nacional Bancaria de Valores y de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público, es como nació la Unión de Crédito Empresarial de Cuauhtémoc S.A. de C.V. en el año de 1994, con 68 socios y un capital inicial de un millón 550 mil pesos, informó Rodrigo Legarreta, presidente de la organización.

Actualmente conforman la unión un total de 250 socios, principalmente la actividad primaria, con el apoyo a fruticultores; además tienen una colocación de recursos provenientes de la Financiera Nacional de Desarrollo y de Banco Nacional de México, de 227 millones de pesos.

Rodrigo Legarreta recordó que la Unión de Crédito Empresarial de Cuauhtémoc ha pasado por momento buenos y malos, y que incluso estuvieron a punto de desaparecer debido a que se vendería la concesión a un grupo de inversionistas de Coahuila en 1998, derivado de la crisis de 1994, que sin embargo no procedió.

En el año 2004 se comenzaron a consolidar y un grupo de inversionistas decidieron que la unión se quedara en Cuauhtémoc, con la inyección de recursos y con actividades que permite hacer la Comisión Nacional Bancaria de Valores, lograron salir adelante.

En 2007 la financiera logró ser de nuevo sujeto de crédito, por lo que de ahí en adelante los esfuerzos de los accionistas ya no fueron tan grandes en cuanto a la aportación de recursos económicos. Se detalló que los socios pueden obtener créditos desde los 15 mil pesos y hasta los 15 millones de pesos, dependiendo del alcance del proyecto.

Legarreta comentó que también han tenido grandes satisfacciones, debido a que han colaborado en la activación de la economía local, debido a que el dinero que se presta a los socios del Gobierno Federal para incentivar empleos y mejorar los sistemas de producción.

Agregó que los socios son atendidos de forma integral, se estudian las posibilidades de sus solicitudes y 30 días después de entregados los documentos se entregan los recursos solicitados.

Destacó que tratándose de un socio nuevo, la tasa de interés es del 15.75 anual sobre saldos insolutos, mientras que la más barata es del 12% anual, con lapsos de pagos que van desde 1 hasta 10 años, dependiendo de si se trata de inversión fija o capital de trabajo.