imagotipo

El suicidio, problema alarmante; Cisneros

  • El Heraldo del Noroeste
  • en Noroeste

“El suicidio es un problema social fuerte que en lugar de ir disminuyendo va creciendo, lo cual puede ser un grito que se está haciendo a la sociedad, más que buscar culpables hay que buscar las raíces y estas vienen de un vacío en las relaciones, apego a lo material, vivimos en una sociedad de relaciones líquidas”, expresó Rigoberto Cisneros, líder social en Anáhuac.

Respecto al número de suicidios que es cada vez más frecuente y sobretodo en jóvenes, explicó que como parte de una asociación que apoya en el desarrollo de los jóvenes, su conclusión es que lo que pasa en la sociedad lo están gritando ellos, por lo que tienen que actuar autoridades y sociedad.

“Aunque ya hay números de telefonía para estar disponibles y apoyar a estas personas, la prevención debe ir más al fondo, en las familias, en las escuelas, en los programas de gobierno para que los niños desde edad temprana tengan más apego a la vida”.

“Son muchos los factores”, admite quien es coordinador del programa “Al 100” para jóvenes, quien observa el problema y trata de resolverlo con actividades.

“Es el reflejo de una sociedad desquebrajada y por ello se debe actuar desde todas las trincheras, para ir logrando una mayor relación e interacción entre todos”.

Rigoberto Cisneros pidió generar cada vez más vínculos para valorar la vida y evitar que los jóvenes de hoy vivan añorando el futuro, sin disfrutar su presente y pensando en cosas como quitarse la vida.

“El suicidio a través del ahorcamiento son las salidas que la victima ve más fáciles, por el hecho de no encontrar respuestas a sus problemas que son existenciales y de apego material”.

“Son tiempos de voltear a ver al interior de la familia para que se descubra qué raíces tienen estos problemas, para evitar que se den estos vacios existenciales”.