imagotipo

Realizan investigación científica sobre superioridad deportiva rarámuri

  • El Heraldo del Noroeste
  • en Noroeste

La Delegación Chihuahua, de la Comisión Nacional para el Desarrollo de los Pueblos Indígenas, a cargo de Azucena Ruiz Zúñiga, recibió de manos de cuatro corredores rarámuri la solicitud de apoyo para asistir a la segunda edición de los Juegos Mundiales de los Pueblos Indígenas, a celebrarse del 1 al 9 de julio del 2017, en Alberta, Canadá.

Los jóvenes Hermilo, Andrés y Feliciano García Carrillo, acompañados de su padre Ermilo García Gardea; todos oriundos de la comunidad indígena de Norogachi, en Guachochi, hicieron entrega de las solicitudes de apoyo y acompañamiento que las oficinas centrales de la CDI en la Ciudad de México para poder asistir como parte del contingente nacional y como representación del pueblo indígena rarámuri.

Dentro de la exposición de motivos, los deportistas tradicionales y de profesión han demostrado su capacidad en competencias de carácter local, estatal y nacional, tales como el Ultramaratón de los Cañones, Caballo Blanco, Olimpiadas Deportivas Regionales, Estatales y Nacionales, carreras locales con causa, Querétaro y Campeche, donde han obtenido las primeras posiciones y diversas preseas que demuestran su capacidad y resistencia deportiva.

Además su padre, el señor Ermilo García Gardea, se especializa y es indiscutible ganador en carreras de origen rarámuri, como es el Rarajipuame o Carrera de Bola, la cual es caracterizada por su amplia duración y necesidad de resistencia, pues a lo largo de 200 kilómetros recorridos y de forma ininterrumpida se atraviesan los agrestes parajes de la Sierra Tarahumara, pateando y elevando al tiempo una pelota hecha de madera.

Tales capacidades buscan ser demostradas en esta segunda edición de los Pueblos Indígenas, en las que CDI Chihuahua ya ha tenido un antecedente importante, al apoyar en su momento al contingente rarámuri que hace dos años, trajo el primero y segundo lugar en Carrera Pedestre, dentro de la competencia general que se vivió en la primera edición de los Juegos Mundiales Indígenas en Brasil.

Por otra parte, se dio a conocer la intención de postular al joven Hermilo García Carrillo al Premio Nacional de la Juventud, dentro de la categoría de “Compromiso Social”. Este premio es el máximo reconocimiento que otorga el Gobierno de la República (a manos del presidente EPN) a jóvenes mexicanos que han destacado por su conducta y dedicación al trabajo o al estudio, cuyos méritos y entusiasmo puedan considerarse un ejemplo para crear y desarrollar motivos de superación personal y progreso a la comunidad.

Se otorga en cualquiera de sus diez distinciones: I. Logro académico; II. Expresiones artísticas y artes populares; III. Compromiso social; IV. Fortalecimiento a la cultura indígena; V. Protección al ambiente; VI. Ingenio emprendedor; VII. Derechos humanos; VIII. Discapacidad e integración; IX. Aportación a la cultura política y a la democracia; y X. Ciencia y tecnología.

En este sentido, CDI elabora el expediente técnico para proponer y registrar a Hermilo García Carrillo, destacado deportista de Norogachi, en la categoría de Compromiso Social, la cual expresa la solidaridad del interesado en las comunidades con las que cohabita, cuyas acciones al ejecutarse generan formas de solución a problemáticas específicas, mejorando en su caso la calidad y nivel de vida de sus habitantes. De igual forma, en esta categoría se reconocen los proyectos para mejorar la salud física y psicológica en la comunidad, así como proyectos para fomentar y fortalecer los valores ciudadanos.

Aunado a este nuevo reto, la Comisión Nacional para el Desarrollo de los Pueblos Indígenas acompaña y apoya la investigación científica que el joven Edgar Miranda realiza con el objetivo de demostrar las fortalezas genéticas en la resistencia deportiva del corredor rarámuri; ello a través de pruebas de carácter deportivo, científico, nutricional y antropológico, que desarrolla para tal efecto y en donde reparó en temas trascendentales como la evolución del deporte en dicha etnia, el estudio del desarrollo de la cultura rarámuri y la concepción de la salud en dicha comunidad, por medio de datos comprobables y reales.

El joven investigador, quien cuenta con el apoyo de diversas instancias y el reconocimiento del Comité Olímpico Mexicano, es una pieza clave para la proyección deportiva de los corredores rarámuri, pero además generará en breve información valiosa y sin precedentes, que posicionarán aún más a las generaciones venideras de indígenas tarahumaras, que ven en el deporte no sólo una opción de desarrollo económico y humano, sino un estilo de vida.

Para finalizar, la delegada en Chihuahua de CDI, Azucena Ruiz Zúñiga, destacó que el compromiso de la comisión es el apoyar los nuevos talentos y procurar el real desarrollo social y humano de las comunidades indígenas; más cuando éstas han demostrado en reiteradas ocasiones que han heredado de los ancestros una capacidad y resistencia sin igual, que indiscutiblemente les ha dado un lugar en el deporte no sólo del ámbito local o nacional, sino mundial.

Se comprometió a impulsar dicho apoyo ante la CDI en México y destacó que de inmediato será enviada la solicitud que le entregaron los deportistas, pues este es un tema ya destacado en la Dirección General de la Comisión y se está a la expectativa de poder acompañar a los jóvenes talentos rarámuri en esta competencia sin igual, que concentra a los pueblos y comunidades indígenas de todo el mundo y que sin duda será una puerta abierta hacia los Juegos Olímpicos de Tokio en el 2020; reto que el joven Hermilo García ha expresado querer enfrentar.