imagotipo

Volvió a nacer Luis Rivera tras sufrir derrame cerebral

¿QUÉ SIGNIFICA SER PAPÁ?

Luis Rivera explica que el ser padre es realmente una bendición de Dios, guiar a sus hijos y a su familia por el camino recto, enseñándoles valores de honestidad, trabajo de lucha y entrega. Y es que tiene tres varones, así que le toca guiarlos para que sean unos caballeros de bien, que saquen a su familia adelante ante cualquier adversidad.

Luis Rivera Pascual es un hombre ejemplar para su esposa Lulú Aguilar de Rivera, con quien lleva un matrimonio de 26 años y a su lado sus tres hijos, Luis Alberto de 22, quien cursa la carrera de Derecho; José Carlos (Pepe) de 21, estudiante de Ingeniería Civil; y Santiago de cuatro años, alumno de preescolar; ellos son los seres que más ama y que han estado en cada momento de vida para apoyarlo.

La llegada del pequeño Santiago fue una sorpresa para la familia Rivera y es uno de los principales motores de su padre, quien después de su accidente ha logrado tener más movilidad en su mano y pierna derecha, realizando esfuerzos aun mayores con los retos que le pone el pequeño, quien más que nada ha sido su rehabilitación, ya que lo ha puesto hasta agacharse debajo de la cama para sacar pelotas y carritos.

DANDO TESTIMONIO DE FE

Desde hace 12 años Lulú y Luis dan pláticas prematrimoniales dando su testimonio como pareja, ya que hace 16 años Luis sufrió una enfermedad (cerebro-vascular), debido a una negligencia médica le sobrevino un derrame cerebral; sin embargo, con el apoyo de su esposa ha salido adelante. Y con las pláticas para los jóvenes que van a comenzar a formar una familia, tratan de concientizar que un matrimonio realmente debe ser para siempre, como es en la salud y en la enfermedad, en lo próspero y en lo adverso, porque en las parejas jóvenes puede haber algún tipo enfermedad, un accidente, problemas económicos o un hijo con alguna enfermedad, lo cual no debe ser impedimento salir adelante.

Este año la Asociación Familia unida invitó a Luis y Lulú a ofrecer pláticas prematrimoniales como coordinadores en el templo Santa María Reina, testimonio que han compartido también en diferentes templos católicos.

Y es que el 8 de enero del 2001, Luis padeció una enfermedad en los riñones, una deficiencia que fue formando coágulos y estos mismos se le fueron al pulmón, ocasionándole una embolia pulmonar casi mortal; “fue esta la primera prueba de Dios” comenta, ya que permaneció días en terapia intensiva, además la aplicación de un mal medicamento que estaba contraindicado al tratamiento que tenía, le provocaron un derrame cerebral.

“Hubo negligencia médica, el responsable decía que todo estaba bien, el hospital afirmaba que nada pasaba, que estaba reaccionando a sus signos vitales” explicó. Ante ello, Lulú desesperada quiso buscar otras opciones e insistió mucho para que revisaran de nuevo a su esposo, pero el doctor respondía que no era su turno, que esperara; fue entonces que el derrame creció más de un centímetro y se fue expandiendo a 15 centímetros, todo por no recibir la atención y el medicamento adecuado, por lo que tuvieron que entubarlo y provocarle un coma inducido.

En ese entonces tenían diez años de casados con los pequeños Luis Alberto de seis y Pepe de cuatro años; fue cuando su esposa decide llevárselo a Houston, sin embargo eran un matrimonio que trabajaba y no tenían los recursos para ir y poder atenderlo. Un día, platicando con un amigo ortopedista, le comentó a Lulú que se lo llevara, que él tenía un conocido en el hospital Metro Star Houston, director de Cardiología, quien le dio el ingreso al hospital.

Los médicos en la ciudad de Chihuahua le aseguraban a Lulú que ya no lo moviera, que se despidiera de él y que no hiciera más larga la agonía; “me dijeron que no desperdiciara ni tiempo ni dinero, porque no sabían si iba a despertar, cuándo, ni cómo” recordó.

Luis tenía 38 años y Lulú tenía 32, quien con mucho valor decide llevárselo con ambulancia aérea; finalmente allá lo revisaron porque si el derrame había crecido un milímetro, entonces no había nada que hacer; pero como no creció durante una noche, entonces hubo oportunidad de traslado.

Lulú afirma que su esposo llegó muy grave a Houston, donde le resaltaron que “ahí la gente también se moría, no porque estuviera en ese lugar se iba a salvar”, así que le recomendaron que se fuera a descansar y que la verían temprano.

Luego de una semana Luis abrió los ojos con la mirada “perdida” y momentos después comenzó a seguir a su esposa con los ojos; entonces ella le habló y le dijo: “mi amor, te vas a poner bien, aquí estamos contigo luchando; un apretón en la mano es sí y dos apretones son no”. Fueron tres meses en hospitales, después de ello tuvieron que volverle a enseñarle hablar, caminar y aun a la fecha tiene dificultad para apoyarse.

Tuvo muchas recaídas, entradas y salidas a terapia intensiva; Luis recuerda que un momento especial dentro de tanta agonía fue un día que sufrió mucho de convulsiones y de trombosis; fue cuando su esposa se hincó ante Dios y le dijo: “aquí está mi esposo, te lo vengo a entregar, ya me darás las herramientas para seguir adelante con mis hijos, pero ya no lo quiero ver sufrir”; y desde ese momento comenzó a mejorar.

Luis llegó finalmente a su casa en la ciudad de Chihuahua, después de un largo tiempo en silla de ruedas, después comenzó a utilizar el andador y luego un bastón; él relata que en el 2005 Dios les llamó para asistir de misiones con la Familia Misioneros, la comadre de su esposa los invitó diciéndoles que era para familias valientes como ellos, por lo que asistieron a Flores Magón, pero cuando les preguntaron qué iban hacer, les informaron que les tocaba asistir casa por casa. Y aunque Luis decía que no podía caminar mucho, sí comenzaba a recuperarse, “Dios me dio las fuerzas para compartir mi testimonio” comenta.

Pasaron los años y en agosto del 2012, la esposa de Luis se hace una prueba de embarazo positiva, lo cual trajo mucha felicidad en su vida a pesar de la tragedia; “Dios siempre nos ha querido para algo” afirma Luis, quien recuerda cuando el doctor les dijo que “se habían sacado la lotería” porque él ya tenía 51 años.

La historia de la familia Rivera da muchas vueltas, pero a pesar de todo lo que les ha pasado lo ven como una bendición.

NADA TE PUEDE DETENER

Luis trabaja por su cuenta, desarrolla software para empresas y tiene su propio negocio llamada ITS Software, de desarrollo de sistemas de computación, asesora empresas, tiene proyectos grandes con maquiladoras, con Gobierno del Estado y con la iniciativa privada.

Agregó que sus hijos han aprendido que ninguna discapacidad o enfermedad puede detenerlos para seguir adelante; “uno mismo se pone las trabas y los peros, mientras uno tenga vida, uno puede lograr lo que se proponga y a manos llenas”.

Hasta la fecha sus hijos son un apoyo, con sus frases como: “Papá, yo te abrocho los zapatos”, “papá, yo te ayudo”, “te llevo, yo soy tu bastón”; y muy contrario a la lástima, este padre sintió un apoyo enorme; de hecho, su hijo mayor lo motivó para dejar de fumar, así se dio cuenta que el amor de un hijo puede vencer cualquier cosa como una adicción o mal hábito, así que tiene ya 17 años sin fumar.

En tanto, Santiago, el más pequeño, le ha enseñado andar en el suelo para alcanzarle los carritos que están debajo del sillón, razón por la que se ha convertido en su mayor terapista; así también su hijo Pepe ha sido su motor para seguir, levantarse a trabajar y luchar siempre, prometiéndole que: “un día te vas a curar y estar bien y vamos a subir el cerro juntos”.

SI MI PAPÁ PUEDE, YO TAMBIÉN: LUIS ALBERTO RIVERA

Luis Alberto explica que su padre Luis Rivera es excelente, porque ha sido un gran ejemplo en su vida, y que a sus hermanos y a él se les va exigir mucho porque han tenido un gran padre, quien les ha enseñado que las dificultades siempre las tienen que enfrentar.

Es que asegura que su papá pudo haberse excusado diciendo “ya me enfermé, ya estoy con discapacidad y ahí se las arreglan”, pero no; “desde que llegó, mi papá trabajó, se superó, nada lo detiene, ha sido un ejemplo de lucha pero también de fe, porque con Dios todo se puede y nunca nos abandona” cita.

EPN delinea tres etapas de apoyo y reconstrucción tras terremoto

EPN delinea tres etapas de apoyo y reconstrucción tras terremoto

El presidente realizó una gira de trabajo en las zonas más afectadas

OEM en Línea

local

Sujetos armados balearon desde sus vehículos a otro en la Fuentes Mares

Sujetos armados balearon desde sus vehículos a otro en la Fuentes Mares

Pistoleros llegaron hasta el sitio en que chocó para asesinarlo

Bravos de Chihuahua listos para este fin de semana en Meoqui

Bravos de Chihuahua listos para este fin de semana en Meoqui

Se enfrentarán al menos 5 municipios en el torneo

Continúa Cruz Roja recibiendo y empacando víveres para zonas afectadas por sismo

Continúa Cruz Roja recibiendo y empacando víveres para zonas afectadas por sismo

300 jóvenes voluntarios trabajan las 24 horas del día

Contará Chihuahua con 24 millones para turismo sustentable y pueblos mágicos

Contará Chihuahua con 24 millones para turismo sustentable y pueblos mágicos

Recursos deben ser aplicados para contribuir al desarrollo

Camión urbano atropella a hombre de 66 años de edad

Camión urbano atropella a hombre de 66 años de edad

El hombre viajaba en su bicicleta cuando fue embestido

destacados

EPN delinea tres etapas de apoyo y reconstrucción tras terremoto

EPN delinea tres etapas de apoyo y reconstrucción tras terremoto

El presidente realizó una gira de trabajo en Jojutla, Morelos, una de las zonas más afectadas por el temblor

Lluvia complica labores de rescate en Ciudad de México

Lluvia complica labores de rescate en Ciudad de México

Fuerte tormenta se registra al sur y norte de la ciudad

Son 27 las edificaciones en CDMX con mayor afectación: Sheinbaum

Son 27 las edificaciones en CDMX con mayor afectación: Sheinbaum

Entre ellas se encuentran el colegio Enrique Rebsamen y Tec de Monterrey campus Ciudad de México

EPN visita Jojutla, Morelos, una de las zonas más afectadas por sismo

EPN visita Jojutla, Morelos, una de las zonas más afectadas por sismo

Recorrió los lugares afectados para coordinar acciones con el gobierno estatal

María desata toda su fuerza contra Puerto Rico; deja siete muertos en Dominica

La ferocidad de la tormenta destrozó dos radares del Servicio Meteorológico Nacional