imagotipo

Denuncian hasta dos horas para atender en Clínica 2 del IMSS

  • Indira Ruiz
  • en Vivir más

Derechohabientes de la Clínica 2 del IMSS, señalaron que en este dispensario las cosas van de mal en peor, ya que el sistema se cae constantemente, obligando a las personas, inclusive a quienes usan silla de ruedas y muletas, a volver otro día, además de que sólo se otorgan diariamente tres turnos para citas, el teléfono nunca funciona y jamás se entrega medicamento completo.

Los derechohabientes señalaron que para conseguir una cita en esta clínica tienen que ir desde las 2:00 de la mañana a hacer fila, que ahora en tiempo de calor no es tan pesado como en tiempo de frío, sin embargo tienen que aguantar las bajas temperaturas afuera de la clínica, ya que la asistente llega a las 6:00 y deja pasar a quienes están formados, pero solamente se dan tres turnos.

Las demás personas tienen que esperar sentados a ver si los atienden y algunos esperan hasta las 2 de la tarde, es decir 12 horas de espera, sin importar que haya gente en muletas, que vayan en silla de ruedas, que sean adultos mayores que tienen que ir en camión a atención por medicamento o sólo por una carta de incapacidad.

Algunos derechohabientes relatan que ya mejor buscan atención en clínicas particulares, que ir a la Clínica 2 de Nombre de Dios, donde acusan, ni el teléfono sirve. Asimismo, señalan que el director del hospital, el doctor Medina, indica que no se sabe para cuándo lo van a arreglar, al igual que el sistema, el cual se cae a cada rato y ya por eso regresan a la gente que con muchas batallas van a sus citas.

Otra de las quejas de los derechohabientes es que el medicamento no lo entregan completo, que es un milagro cuando lo surten todo, y este también es otro problema que hace volver al siguiente día a las personas, o al siguiente, o al siguiente.

Hablar de la Clínica 2 del IMSS en Chihuahua, produce un gesto o mueca de enojo entre los derechohabientes que están adscritos a ella, tanto que inclusive una adulta mayor de 65 años, llevó una cartulina en mano, la cual mostró a los demás pacientes en señal de protesta por el mal servicio y el guardia de la institución procedió sacándola del lugar.