/ lunes 24 de octubre de 2022

"Piedras hambrientas": La leyenda rarámuri de criaturas que devoran el alma

La leyenda se conserva en el libro “Anirúame. Historias de los tarahumaras de los tiempos antiguos”, de Enrique Servín

La tradición oral rarámuri, aunque desconocida para la mayoría de la gente, es muy rica y original. Se trata de una cosmovisión que abunda en seres misteriosos y maravillosos. Pero pocos resultan tan inquietantes como las “piedras hambrientas”, monstruos idénticos a las piedras comunes, pero con dientes ocultos, capaces de dañar a la gente.

De acuerdo a los decires rarámuri, que recoge el galardonado libro “Anirúame. Historias de los tarahumaras de los tiempos antiguos”, de Enrique Servín, “las piedras hambrientas” son un tipo de monstruo disfrazado de una piedra común, que esconde un terrible secreto: Es capaz de devorar las almas de la gente.

Estas piedras malignas pueden estar escondidas en cualquier parte, ya sea al interior de las viviendas, o en el campo o en las cuevas. Y la gente podría estar conviviendo con ellas sin darse cuenta. Mientras esos pequeños monstruos le roban su salud, bienestar e incluso pueden causarle la muerte.


Rarámuri durante rituales de Semana Santa / Foto: Cortesía | Cuartoscuro


Según una concepción rarámuri del ser humano, tenemos diversas almas (arewá) en nuestro cuerpo. Los hombres tres y las mujeres cuatro. Y la estabilidad y la permanencia de estas almas en nuestro cuerpo determinan nuestra salud. Por ejemplo, un fuerte susto puede provocar que una de nuestras almas escape, lo cual nos dejaría débiles o enfermos.

Lo que estás piedras monstruosas harían sería comerse las almas de la gente ocasionándole malestar y enfermedades.

“Hay malas piedras en las casas y en los cerros, están escondidas en el campo; dicen que esas piedras son las que enferman a los rarámuri, porque por fuera son como cualquier otra, pero por dentro tienen dientes, como los animales”. Nos dice el texto recopilado por el maestro Servín.

Foto de: “Anirúame. Historias de los tarahumaras de los tiempos antiguos” | Enrique Servín


La intervención de un curandero

De acuerdo al relato, los mismos rarámuri ignoraban la existencia de estos pequeños monstruos. Hasta que comenzaron a enfermar y a morir de manera inexplicable. Entonces pidieron la ayuda de un curandero.

Este se ofreció a soñar para solucionar el problema. Ya que para los rarámuri los sueños nos hablan de nuestro mundo espiritual, y esconden secretos que una persona bien instruida en la sabiduría de los sueños puede desentrañar.

Tras haberlo investigado en sus sueños, el curandero encontró tres piedras en puntos diferentes. Y le recomendó a los rarámuri preparar tesgüino (un tipo de cerveza de maíz) y tónari (un platillo hecho de diversas carnes) para reunir mucha gente que ayudara a capturar a las piedras, por si se transformaban en pájaros, mariposas u otro animal e intentaban huir.

Estas piedras siniestras son parte de la vasta mitología rarámuri que, incluso compartiendo el estado de Chihuahua con ellos, la población mestiza suele ignorar. Si quieres conocer más sobre este tema y muchas otras historias fantásticas, te recomendamos “Anirúame. Historias de los tarahumaras de los tiempos antiguos”, de Enrique Servín, un libro de fácil lectura, que abre la puerta a la cosmovisión del pueblo originario más numeroso de Chihuahua.

➡️ Recibe las noticias más relevantes de Chihuahua, Juárez y Parral directo a tu correo electrónico. ¡Suscríbete a nuestro Newsletter!

La tradición oral rarámuri, aunque desconocida para la mayoría de la gente, es muy rica y original. Se trata de una cosmovisión que abunda en seres misteriosos y maravillosos. Pero pocos resultan tan inquietantes como las “piedras hambrientas”, monstruos idénticos a las piedras comunes, pero con dientes ocultos, capaces de dañar a la gente.

De acuerdo a los decires rarámuri, que recoge el galardonado libro “Anirúame. Historias de los tarahumaras de los tiempos antiguos”, de Enrique Servín, “las piedras hambrientas” son un tipo de monstruo disfrazado de una piedra común, que esconde un terrible secreto: Es capaz de devorar las almas de la gente.

Estas piedras malignas pueden estar escondidas en cualquier parte, ya sea al interior de las viviendas, o en el campo o en las cuevas. Y la gente podría estar conviviendo con ellas sin darse cuenta. Mientras esos pequeños monstruos le roban su salud, bienestar e incluso pueden causarle la muerte.


Rarámuri durante rituales de Semana Santa / Foto: Cortesía | Cuartoscuro


Según una concepción rarámuri del ser humano, tenemos diversas almas (arewá) en nuestro cuerpo. Los hombres tres y las mujeres cuatro. Y la estabilidad y la permanencia de estas almas en nuestro cuerpo determinan nuestra salud. Por ejemplo, un fuerte susto puede provocar que una de nuestras almas escape, lo cual nos dejaría débiles o enfermos.

Lo que estás piedras monstruosas harían sería comerse las almas de la gente ocasionándole malestar y enfermedades.

“Hay malas piedras en las casas y en los cerros, están escondidas en el campo; dicen que esas piedras son las que enferman a los rarámuri, porque por fuera son como cualquier otra, pero por dentro tienen dientes, como los animales”. Nos dice el texto recopilado por el maestro Servín.

Foto de: “Anirúame. Historias de los tarahumaras de los tiempos antiguos” | Enrique Servín


La intervención de un curandero

De acuerdo al relato, los mismos rarámuri ignoraban la existencia de estos pequeños monstruos. Hasta que comenzaron a enfermar y a morir de manera inexplicable. Entonces pidieron la ayuda de un curandero.

Este se ofreció a soñar para solucionar el problema. Ya que para los rarámuri los sueños nos hablan de nuestro mundo espiritual, y esconden secretos que una persona bien instruida en la sabiduría de los sueños puede desentrañar.

Tras haberlo investigado en sus sueños, el curandero encontró tres piedras en puntos diferentes. Y le recomendó a los rarámuri preparar tesgüino (un tipo de cerveza de maíz) y tónari (un platillo hecho de diversas carnes) para reunir mucha gente que ayudara a capturar a las piedras, por si se transformaban en pájaros, mariposas u otro animal e intentaban huir.

Estas piedras siniestras son parte de la vasta mitología rarámuri que, incluso compartiendo el estado de Chihuahua con ellos, la población mestiza suele ignorar. Si quieres conocer más sobre este tema y muchas otras historias fantásticas, te recomendamos “Anirúame. Historias de los tarahumaras de los tiempos antiguos”, de Enrique Servín, un libro de fácil lectura, que abre la puerta a la cosmovisión del pueblo originario más numeroso de Chihuahua.

➡️ Recibe las noticias más relevantes de Chihuahua, Juárez y Parral directo a tu correo electrónico. ¡Suscríbete a nuestro Newsletter!

Chihuahua

Registra DSPM 29 casos de homicidio doloso en Chihuahua capital en lo que va de junio

La DSPM espera que al cierre del mes de junio, la cifra de víctimas de este delito no supere las 42 personas en Chihuahua

Chihuahua

Estado tiene recursos suficientes para dar mantenimiento a carreteras: Cuauhtémoc Estrada

El morenista insistió en que existen más de mil millones de pesos anualmente generados por las casetas de cobro, los cuales se desconoce para qué son utilizados

Chihuahua

Se han registrado más de 107 mil personas a MediChihuahua

MediChihuahua brinda una atención “oportuna, gratuita y de calidad” con servicios de consulta médica en 234 unidades de primer nivel

Chihuahua

Estado dio 18 mdp a San Francisco del Oro para liquidar adeudo y no lo hizo: Gobernadora

Maru Campos dio a conocer que se le solicitó al alcalde que solucionara el problema interno de la administración municipal, sin embargo, no hubo resultados, y el Municipio tiene un adeudo de 24 mdp

Juárez

Registra Ciudad Juárez 21 casos de enfermedades de verano

La frontera es el municipio con el mayor número de estos padecimientos; se suma un fallecido por golpe de calor en Guadalupe y Calvo

Parral

Esperan congregar cerca de 10 mil jinetes durante la Cabalgata Villista 2024

El alcalde César Peña Valles anunció que ya tienen toda la logística que se implementará; el contingente entrará a Parral el 19 de julio