/ viernes 13 de enero de 2023

¿Se puede parar el envejecimiento? Científicos lo logran y podría aumentar la esperanza de vida

Uno de los grandes retos de la ciencia es detener el envejecimiento, pero no solo el de la piel sino del organismo humano en general

Los científicos son excelentes para hacer que los ratones vivan más tiempo. La rapamicina, ampliamente recetada para prevenir el rechazo de órganos después de un trasplante, aumenta la esperanza de vida de los ratones de mediana edad hasta en un 60 por ciento.

Recibe las noticias más importantes directo a tu WhatsApp

Los medicamentos llamados senolíticos ayudan a los ratones geriátricos a permanecer vivaces mucho después de que sus compañeros hayan muerto. Los medicamentos para la diabetes metformina y acarbosa, la restricción calórica extrema y, según el recuento de un inversor en biotecnología, alrededor de otras 90 intervenciones mantienen a los ratones saltando alrededor de las jaulas de laboratorio mucho más allá de su fecha de expiración habitual. El esquema más nuevo funciona hackeando el proceso de envejecimiento en sí mismo mediante la reprogramación de células viejas a un estado más joven.

Te puede interesar: Huellas dactilares: ¿Son iguales en dedos de los pies y manos?

"Si eres un ratón, eres una criatura afortunada porque hay muchas maneras de extender tu vida", dice Cynthia Kenyon, una bióloga molecular cuyo trabajo innovador hace décadas catalizó lo que ahora es un frenesí de la investigación. "Y los ratones longevos parecen muy felices".

 Una de las teorías consiste en utilizar inyecciones de hormona de crecimiento humana recombinante, un medicamento utilizado durante décadas para tratar a niños con baja estatura, podrían rejuvenecer el timo y las defensas menguantes del cuerpo contra la enfermedad. Foto: Pixabay

¿Y qué pasa con nosotros? ¿Hasta dónde pueden los científicos estirar nuestra esperanza de vida? ¿Y hasta dónde deberían llegar? Entre 1900 y 2020, la esperanza de vida humana se duplicó con creces, a 73.4 años. Pero esa notable ganancia ha tenido un costo: un aumento asombroso de las enfermedades crónicas y degenerativas.

El envejecimiento sigue siendo el mayor factor de riesgo para el cáncer, enfermedades cardíacas, Alzheimer, diabetes tipo 2, artritis, enfermedades pulmonares y casi todas las demás principales enfermedades. Es difícil imaginar que alguien quiera vivir mucho más tiempo si eso significa más años de debilidad y dependencia.

Pero si esos experimentos con ratones conducen a medicamentos que limpian los restos moleculares y bioquímicos en la raíz de tantos problemas de salud en la vejez, o a terapias que ralentizan, o, mejor aún, previenen esa acumulación desordenada. Entonces muchos más de nosotros llegaríamos a mediados de los 80 o 90 años sin los dolores y dolencias que pueden hacer de esos años una bendición mixta. Y más podrían alcanzar lo que se cree que es el máximo natural de la vida humana, de 120 a 125 años. Pocas personas se acercan.

En las naciones industrializadas, aproximadamente uno de cada 6000 alcanza la marca del siglo y uno de cada cinco millones supera los 110. La poseedora del récord, Jeanne Calment, en Francia, murió en 1997 a los 122 años y 164 días.

La biología humana, al parecer, puede ser optimizada para una mayor longevidad. Riquezas inimaginables esperan a quien descifre el código. No es de extrañar que los inversores estén invirtiendo miles de millones en el intento.

Este trabajo está impulsado por inteligencia artificial, big data, reprogramación celular y una comprensión cada vez más exquisita de los millones de moléculas que mantienen nuestros cuerpos funcionando. Algunos investigadores incluso hablan de “curar” el envejecimiento.

Los científicos se enfocan en detener el envejecimiento y deterioro del cuerpo humano. Foto: Pixabay

Los seres humanos han perseguido sueños de eterna juventud durante siglos. Pero el estudio del envejecimiento y la longevidad era un páramo científico hace tan poco como hace 30 años que Cynthia Kenyon tuvo problemas para reclutar jóvenes investigadores para ayudarla en los experimentos que luego abrirían el campo de la investigación.

Trabajando entonces en la Universidad de California, San Francisco (EE. UU.), alteró un gen en pequeños gusanos redondos conocidos como C. elegans y duplicó su vida útil. Los mutantes también actuaron como más jóvenes, deslizándose frívolamente bajo el microscopio mientras sus compañeros inalterados yacían como bultos.

El sorprendente descubrimiento de Kenyon mostró que el envejecimiento era maleable, controlado por genes, vías celulares y señales bioquímicas. "Todo pasó de estar ahí fuera en el mundo nebuloso a una ciencia familiar que todos entendían", dice. "Y todos podían hacerlo. Así que la gente simplemente se sumó".

Lee también: El hipo y sus misterios: ¿Realmente puede un susto quitarlo?

Sin embargo, el retraso de la muerte en gusanos y ratones no significa que funcionará en humanos. Por un minuto, los senolíticos, que matan las células dañinas que se acumulan con la edad, parecieron estar a punto de convertirse en la primera terapia antienvejecimiento en superar la restricción regulatoria. Pero uno de los primeros ensayos clínicos, un estudio muy esperado de un tratamiento para la osteoartritis detectó que no redujo la hinchazón o el dolor en las articulaciones mejor que un placebo.

Los investigadores y las compañías de biotecnología ahora están probando los senolíticos para tratar el Alzheimer de inicio temprano, el COVID prolongado, la enfermedad renal crónica, la fragilidad en sobrevivientes de cáncer y una complicación de la diabetes que puede causar ceguera. También se están realizando ensayos clínicos de otros compuestos antienvejecimiento. Pero hasta ahora, no ha llegado al mercado ninguno de los medicamentos experimentales que han tenido efectos tan deslumbrantes en ratones.

Con una mentalidad como esa, no es de extrañar que Crompton se haya obsesionado con el envejecimiento y la investigación sobre la extensión de la vida. Leyó sobre los estudios realizados con ratones. Ayudó en un laboratorio de longevidad. Asistió a conferencias donde los científicos hablaron de las "características distintivas" del envejecimiento, las formas interconectadas en que a la biología le empieza a ir mal con el tiempo.

En una conferencia, Crompton escuchó a un científico llamado Gregory Fahy explicar su teoría de que el envejecimiento inmunológico podría revertirse mediante el tratamiento del timo, una pequeña glándula en el pecho que estimula el desarrollo de células T que combaten enfermedades. Fahy estaba buscando voluntarios para probar su idea de que las inyecciones de hormona de crecimiento humana recombinante, un medicamento utilizado durante décadas para tratar a niños con baja estatura, podrían rejuvenecer el timo y las defensas menguantes del cuerpo contra la enfermedad.

También se cree que la metformina y la dehidroepiandrosterona, o DHEA, una hormona que mejora la regulación del azúcar en la sangre mitigan los efectos del envejecimiento. Foto: Pixabay

Fahy se había inyectado la sustancia de vez en cuando durante ocho años, y con su grueso cabello castaño oscuro y su entusiasmo juvenil, se veía de una forma envidiable para un tipo de la edad de retirado. Crompton se inscribió.

Fahy, el director científico de Intervene Immune, una compañía con sede en California, es bien conocido como un criobiólogo que desarrolló una técnica para preservar los riñones infundiéndolos con etilenglicol y almacenándolos a menos 135°C hasta que puedan ser trasplantados. Creó un gran revuelo al recalentar el cerebro de un conejo en condiciones casi perfectas, aumentando las esperanzas de que se encuentre una manera de permitir que los cerebros de los mamíferos, incluido el nuestro, sobrevivan a la criopreservación.

Pero Fahy ha estado fascinado por el timo durante décadas, desde que leyó un estudio realizado por científicos que refrescaron el sistema inmunológico de unas ratas mediante la implantación de células que producen la hormona del crecimiento. Él cree que la mayoría de los medicamentos que prolongan la vida de los ratones nos van a decepcionar, porque "no hacen nada para evitar que su sistema inmunológico se vaya por el mal camino".

La hormona de crecimiento humana recombinante no tiene patente, por lo que reutilizarla para el antienvejecimiento no producirá la bonanza financiera de un nuevo medicamento; también se la asocia con un riesgo elevado de algunos tipos de cáncer. Fahy intentó que otros científicos se interesaran en hacer un ensayo clínico y fracasó. "Tomé el asunto en mis propias manos y comencé a regenerar mi propio timo en función de lo que pude deducir del estudio de las ratas", dice.

Debido a que el medicamento puede aumentar el riesgo de diabetes tipo 2, agregó dos píldoras: la metformina y la dehidroepiandrosterona, o DHEA, una hormona que mejora la regulación del azúcar en la sangre. También se cree que ambas mitigan los efectos del envejecimiento, y se usan comúnmente para ese propósito. La metformina, que es consumida por 150 millones de personas en todo el mundo para tratar la diabetes, puede reducir la incidencia de enfermedades neurodegenerativas y cáncer.

Investigadores estadounidenses están planeando un estudio para ver si previene o retrasa las principales enfermedades relacionadas con la edad. Pero algunos científicos de la longevidad no están esperando: toman metformina diariamente.

Crompton dice que sintió los efectos del régimen de Fahy de inmediato. "Parecía que podía saltar edificios altos de una sola vez". Perdió kilos no deseados sin hacer dieta. Otro participante, Hank Pellissier, de 70 años, me dice que su cabello, previamente blanco, comenzó a crecer color marrón.

Las pruebas mostraron que la producción de células T aumentó con el tratamiento, la grasa del timo desapareció y la salud del riñón y la próstata mejoró. Lo más sorprendente es que los hombres perdieron un promedio de dos años y medio de edad biológica, según lo medido por lo que se conoce como un reloj epigenético. Utiliza la sangre para medir los cambios químicos en el ADN que alteran la expresión génica y marcan el paso del tiempo.

El estudio de Fahy, publicado en 2019 en la revista Aging Cell, era demasiado pequeño para probar algo, y no fue controlado con placebo. Sin embargo, el experimento proporcionó la tentadora sugerencia de que una intervención médica podría reducir la edad biológica de una persona.

Nota publicada en: El Sol de Parral

Los científicos son excelentes para hacer que los ratones vivan más tiempo. La rapamicina, ampliamente recetada para prevenir el rechazo de órganos después de un trasplante, aumenta la esperanza de vida de los ratones de mediana edad hasta en un 60 por ciento.

Recibe las noticias más importantes directo a tu WhatsApp

Los medicamentos llamados senolíticos ayudan a los ratones geriátricos a permanecer vivaces mucho después de que sus compañeros hayan muerto. Los medicamentos para la diabetes metformina y acarbosa, la restricción calórica extrema y, según el recuento de un inversor en biotecnología, alrededor de otras 90 intervenciones mantienen a los ratones saltando alrededor de las jaulas de laboratorio mucho más allá de su fecha de expiración habitual. El esquema más nuevo funciona hackeando el proceso de envejecimiento en sí mismo mediante la reprogramación de células viejas a un estado más joven.

Te puede interesar: Huellas dactilares: ¿Son iguales en dedos de los pies y manos?

"Si eres un ratón, eres una criatura afortunada porque hay muchas maneras de extender tu vida", dice Cynthia Kenyon, una bióloga molecular cuyo trabajo innovador hace décadas catalizó lo que ahora es un frenesí de la investigación. "Y los ratones longevos parecen muy felices".

 Una de las teorías consiste en utilizar inyecciones de hormona de crecimiento humana recombinante, un medicamento utilizado durante décadas para tratar a niños con baja estatura, podrían rejuvenecer el timo y las defensas menguantes del cuerpo contra la enfermedad. Foto: Pixabay

¿Y qué pasa con nosotros? ¿Hasta dónde pueden los científicos estirar nuestra esperanza de vida? ¿Y hasta dónde deberían llegar? Entre 1900 y 2020, la esperanza de vida humana se duplicó con creces, a 73.4 años. Pero esa notable ganancia ha tenido un costo: un aumento asombroso de las enfermedades crónicas y degenerativas.

El envejecimiento sigue siendo el mayor factor de riesgo para el cáncer, enfermedades cardíacas, Alzheimer, diabetes tipo 2, artritis, enfermedades pulmonares y casi todas las demás principales enfermedades. Es difícil imaginar que alguien quiera vivir mucho más tiempo si eso significa más años de debilidad y dependencia.

Pero si esos experimentos con ratones conducen a medicamentos que limpian los restos moleculares y bioquímicos en la raíz de tantos problemas de salud en la vejez, o a terapias que ralentizan, o, mejor aún, previenen esa acumulación desordenada. Entonces muchos más de nosotros llegaríamos a mediados de los 80 o 90 años sin los dolores y dolencias que pueden hacer de esos años una bendición mixta. Y más podrían alcanzar lo que se cree que es el máximo natural de la vida humana, de 120 a 125 años. Pocas personas se acercan.

En las naciones industrializadas, aproximadamente uno de cada 6000 alcanza la marca del siglo y uno de cada cinco millones supera los 110. La poseedora del récord, Jeanne Calment, en Francia, murió en 1997 a los 122 años y 164 días.

La biología humana, al parecer, puede ser optimizada para una mayor longevidad. Riquezas inimaginables esperan a quien descifre el código. No es de extrañar que los inversores estén invirtiendo miles de millones en el intento.

Este trabajo está impulsado por inteligencia artificial, big data, reprogramación celular y una comprensión cada vez más exquisita de los millones de moléculas que mantienen nuestros cuerpos funcionando. Algunos investigadores incluso hablan de “curar” el envejecimiento.

Los científicos se enfocan en detener el envejecimiento y deterioro del cuerpo humano. Foto: Pixabay

Los seres humanos han perseguido sueños de eterna juventud durante siglos. Pero el estudio del envejecimiento y la longevidad era un páramo científico hace tan poco como hace 30 años que Cynthia Kenyon tuvo problemas para reclutar jóvenes investigadores para ayudarla en los experimentos que luego abrirían el campo de la investigación.

Trabajando entonces en la Universidad de California, San Francisco (EE. UU.), alteró un gen en pequeños gusanos redondos conocidos como C. elegans y duplicó su vida útil. Los mutantes también actuaron como más jóvenes, deslizándose frívolamente bajo el microscopio mientras sus compañeros inalterados yacían como bultos.

El sorprendente descubrimiento de Kenyon mostró que el envejecimiento era maleable, controlado por genes, vías celulares y señales bioquímicas. "Todo pasó de estar ahí fuera en el mundo nebuloso a una ciencia familiar que todos entendían", dice. "Y todos podían hacerlo. Así que la gente simplemente se sumó".

Lee también: El hipo y sus misterios: ¿Realmente puede un susto quitarlo?

Sin embargo, el retraso de la muerte en gusanos y ratones no significa que funcionará en humanos. Por un minuto, los senolíticos, que matan las células dañinas que se acumulan con la edad, parecieron estar a punto de convertirse en la primera terapia antienvejecimiento en superar la restricción regulatoria. Pero uno de los primeros ensayos clínicos, un estudio muy esperado de un tratamiento para la osteoartritis detectó que no redujo la hinchazón o el dolor en las articulaciones mejor que un placebo.

Los investigadores y las compañías de biotecnología ahora están probando los senolíticos para tratar el Alzheimer de inicio temprano, el COVID prolongado, la enfermedad renal crónica, la fragilidad en sobrevivientes de cáncer y una complicación de la diabetes que puede causar ceguera. También se están realizando ensayos clínicos de otros compuestos antienvejecimiento. Pero hasta ahora, no ha llegado al mercado ninguno de los medicamentos experimentales que han tenido efectos tan deslumbrantes en ratones.

Con una mentalidad como esa, no es de extrañar que Crompton se haya obsesionado con el envejecimiento y la investigación sobre la extensión de la vida. Leyó sobre los estudios realizados con ratones. Ayudó en un laboratorio de longevidad. Asistió a conferencias donde los científicos hablaron de las "características distintivas" del envejecimiento, las formas interconectadas en que a la biología le empieza a ir mal con el tiempo.

En una conferencia, Crompton escuchó a un científico llamado Gregory Fahy explicar su teoría de que el envejecimiento inmunológico podría revertirse mediante el tratamiento del timo, una pequeña glándula en el pecho que estimula el desarrollo de células T que combaten enfermedades. Fahy estaba buscando voluntarios para probar su idea de que las inyecciones de hormona de crecimiento humana recombinante, un medicamento utilizado durante décadas para tratar a niños con baja estatura, podrían rejuvenecer el timo y las defensas menguantes del cuerpo contra la enfermedad.

También se cree que la metformina y la dehidroepiandrosterona, o DHEA, una hormona que mejora la regulación del azúcar en la sangre mitigan los efectos del envejecimiento. Foto: Pixabay

Fahy se había inyectado la sustancia de vez en cuando durante ocho años, y con su grueso cabello castaño oscuro y su entusiasmo juvenil, se veía de una forma envidiable para un tipo de la edad de retirado. Crompton se inscribió.

Fahy, el director científico de Intervene Immune, una compañía con sede en California, es bien conocido como un criobiólogo que desarrolló una técnica para preservar los riñones infundiéndolos con etilenglicol y almacenándolos a menos 135°C hasta que puedan ser trasplantados. Creó un gran revuelo al recalentar el cerebro de un conejo en condiciones casi perfectas, aumentando las esperanzas de que se encuentre una manera de permitir que los cerebros de los mamíferos, incluido el nuestro, sobrevivan a la criopreservación.

Pero Fahy ha estado fascinado por el timo durante décadas, desde que leyó un estudio realizado por científicos que refrescaron el sistema inmunológico de unas ratas mediante la implantación de células que producen la hormona del crecimiento. Él cree que la mayoría de los medicamentos que prolongan la vida de los ratones nos van a decepcionar, porque "no hacen nada para evitar que su sistema inmunológico se vaya por el mal camino".

La hormona de crecimiento humana recombinante no tiene patente, por lo que reutilizarla para el antienvejecimiento no producirá la bonanza financiera de un nuevo medicamento; también se la asocia con un riesgo elevado de algunos tipos de cáncer. Fahy intentó que otros científicos se interesaran en hacer un ensayo clínico y fracasó. "Tomé el asunto en mis propias manos y comencé a regenerar mi propio timo en función de lo que pude deducir del estudio de las ratas", dice.

Debido a que el medicamento puede aumentar el riesgo de diabetes tipo 2, agregó dos píldoras: la metformina y la dehidroepiandrosterona, o DHEA, una hormona que mejora la regulación del azúcar en la sangre. También se cree que ambas mitigan los efectos del envejecimiento, y se usan comúnmente para ese propósito. La metformina, que es consumida por 150 millones de personas en todo el mundo para tratar la diabetes, puede reducir la incidencia de enfermedades neurodegenerativas y cáncer.

Investigadores estadounidenses están planeando un estudio para ver si previene o retrasa las principales enfermedades relacionadas con la edad. Pero algunos científicos de la longevidad no están esperando: toman metformina diariamente.

Crompton dice que sintió los efectos del régimen de Fahy de inmediato. "Parecía que podía saltar edificios altos de una sola vez". Perdió kilos no deseados sin hacer dieta. Otro participante, Hank Pellissier, de 70 años, me dice que su cabello, previamente blanco, comenzó a crecer color marrón.

Las pruebas mostraron que la producción de células T aumentó con el tratamiento, la grasa del timo desapareció y la salud del riñón y la próstata mejoró. Lo más sorprendente es que los hombres perdieron un promedio de dos años y medio de edad biológica, según lo medido por lo que se conoce como un reloj epigenético. Utiliza la sangre para medir los cambios químicos en el ADN que alteran la expresión génica y marcan el paso del tiempo.

El estudio de Fahy, publicado en 2019 en la revista Aging Cell, era demasiado pequeño para probar algo, y no fue controlado con placebo. Sin embargo, el experimento proporcionó la tentadora sugerencia de que una intervención médica podría reducir la edad biológica de una persona.

Nota publicada en: El Sol de Parral

Chihuahua

Denuncian falta de agua múltiples viviendas de Las Granjas

Uno de los afectados señala que ya habían problemas por la falta de presión pero fue este 21 de mayo cuando el líquido dejó de llegar por completo

Chihuahua

Deciden migrantes no usar trenes por supuesto cobro para subir a los vagones

Familia venezolana lleva más de un año viajando, los han regresado dos veces y es la primera vez que llegan a Chihuahua

Chihuahua

Dona Dirección de Grupos Vulnerables y Fundación Grupo México plantas y árboles

Esta actividad, de la iniciativa “Cultiva la Vida", se suma a las que permanentemente realiza la dependencia estatal, en favor de un estado sustentable

Chihuahua

Velan a chihuahuense encontrado sin vida tras desaparecer al ir a comprar auto a Juárez

Salió el pasado jueves rumbo a Juárez a comprar un vehículo junto con otro sujeto, localizado sin vida solamente al primero

Chihuahua

Cierran calles aledañas a El Palomar por cierre de campaña de Marco Bonilla y Xóchitl Gálvez

Xóchitl Gálvez Ruiz, hará su cierre de campaña simbólico en la ciudad de Chihuahua, donde la acompañarán los demás candidatos a los cargos tanto locales como federales de la alianza PAN-PRI-PRD

Chihuahua

Destilichadero: Cuáles son las cinco colonias por las que pasará esta semana

El programa consiste en retirar la basura de grandes dimensiones que el camión recolector no puede llevar