/ miércoles 6 de febrero de 2019

Guardia Nacional, lejos de ser el gatillo a proceso de militarización: Monreal Ávila

El senador indicó que es una propuesta la lucha contra la inseguridad y la violencia

El senador Ricardo Monreal Ávila afirmó que la iniciativa de crear una Guardia Nacional “está lejos de ser el detonador o el gatillo de un proceso de militarización en el país’’.

Al contrario, añadió, es una propuesta para encauzar, redirigir y dar organicidad a la lucha contra la inseguridad y la violencia, desde bases constitucionales e institucionales más sólidas.

Destacó que la Guardia Nacional es una figura que está contemplada en dos constituciones sucesivas, las de 1857 y 1917, sin que se hayan desarrollado sus capacidades legales, institucionales, organizativas y presupuestales como cuerpo de seguridad.

“No es un invento; es una figura prevista, pero no desarrollada’’, sostuvo Monreal Ávila.

La lucha contra inseguridad y violencia

Monreal Ávila dijo que es una fuerza de seguridad intermedia entre el diseño militar clásico desarrollado para guerras convencionales y cuerpos civiles de seguridad pública estructurados para enfrentar amenazas no tradicionales o de mayor violencia que la delincuencia común, tales como el terrorismo, la delincuencia organizada y el narcotráfico, entre otros.


Explicó que una cuarta parte de países en el mundo (47 de 194 naciones soberanas), la mayor parte de ellos considerados como democracias consolidadas: Estados Unidos de América, Francia, Alemania, España, Italia, Australia, Japón y Corea del Sur, entre otros, disponen de una “fuerza de seguridad intermedia” que recibe denominaciones varias: Guardia Nacional, Guardia Civil, Policía Nacional, Carabineros, etcétera.

El carácter civil de la nueva Guardia Nacional está garantizado por el hecho de que el comandante supremo de las Fuerzas Armadas es un civil electo: el presidente de la República. El reclutamiento no se realiza de manera cerrada entre cuarteles, sino de manera abierta entre la población civil.

Además, la capacitación contempla una fuerte formación en el respeto a los derechos humanos y el manejo acotado de la fuerza letal; no hay fueros corporativos o de excepción para sus integrantes, y el procesamiento de faltas o abusos de autoridad corre a cargo de la justicia civil, no de tribunales especiales, entre otras diferencias con los llamados regímenes de seguridad militar.

El senador Ricardo Monreal Ávila afirmó que la iniciativa de crear una Guardia Nacional “está lejos de ser el detonador o el gatillo de un proceso de militarización en el país’’.

Al contrario, añadió, es una propuesta para encauzar, redirigir y dar organicidad a la lucha contra la inseguridad y la violencia, desde bases constitucionales e institucionales más sólidas.

Destacó que la Guardia Nacional es una figura que está contemplada en dos constituciones sucesivas, las de 1857 y 1917, sin que se hayan desarrollado sus capacidades legales, institucionales, organizativas y presupuestales como cuerpo de seguridad.

“No es un invento; es una figura prevista, pero no desarrollada’’, sostuvo Monreal Ávila.

La lucha contra inseguridad y violencia

Monreal Ávila dijo que es una fuerza de seguridad intermedia entre el diseño militar clásico desarrollado para guerras convencionales y cuerpos civiles de seguridad pública estructurados para enfrentar amenazas no tradicionales o de mayor violencia que la delincuencia común, tales como el terrorismo, la delincuencia organizada y el narcotráfico, entre otros.


Explicó que una cuarta parte de países en el mundo (47 de 194 naciones soberanas), la mayor parte de ellos considerados como democracias consolidadas: Estados Unidos de América, Francia, Alemania, España, Italia, Australia, Japón y Corea del Sur, entre otros, disponen de una “fuerza de seguridad intermedia” que recibe denominaciones varias: Guardia Nacional, Guardia Civil, Policía Nacional, Carabineros, etcétera.

El carácter civil de la nueva Guardia Nacional está garantizado por el hecho de que el comandante supremo de las Fuerzas Armadas es un civil electo: el presidente de la República. El reclutamiento no se realiza de manera cerrada entre cuarteles, sino de manera abierta entre la población civil.

Además, la capacitación contempla una fuerte formación en el respeto a los derechos humanos y el manejo acotado de la fuerza letal; no hay fueros corporativos o de excepción para sus integrantes, y el procesamiento de faltas o abusos de autoridad corre a cargo de la justicia civil, no de tribunales especiales, entre otras diferencias con los llamados regímenes de seguridad militar.

Vivir+

No es tiempo para vacacionar, tenemos que cuidarnos: Salud

Los contagios van en aumento y existen muchas personas que no presentan síntomas ni se agrava el caso

Policiaca

Se accidentan excursionistas

Elementos de bomberos y seguridad pública acudieran para su rescate y terminar su descenso

Gossip

[VIDEO] Componen corrido al exgobernador detenido

Circula por redes sociales y la composición la atribuyen a un deliciense

Política

Reforma judicial, en la congeladora del Senado

El objetivo de la iniciativa es combatir la corrupción y el nepotismo que se da entre los jueces y los magistrados

Sociedad

Avanzan en Puebla candados en publicidad de candidatos

Prohibirán propaganda de candidatos en transporte público y espectaculares

Política

Yo soy de izquierda, de la de a de veras: Israel Rivas

Israel Rivas, líder de los padres de familia de niños con cáncer, desde joven aprendió a luchar en Chiapas y para obtener la pensión de su papá

Gossip

Bad Bunny, el niño raro de reguetón

El reguetón es ya la propiedad de las masas, pero aún hay quien observa en Bad Bunny el lado más rupestre de la música

Gossip

Brooklyn nine nine se muda a la cárcel

La excéntrica oficina de la Comisaría 99 ya no será el escenario principal de la nueva temporada de la serie protagonizada por el detective Jake Peralta

Sociedad

Federación va al rescate de Tabasco ante casos de coronavirus

Reportan saturación del 85 por ciento en el principal centro hospitalario para el de combate contra la pandemia en el estado