/ domingo 2 de mayo de 2021

Historia de horror en la Quinta Gameros: el velador y la escalera

Su compañero no podía creer lo que Rodrigo le contaba, hasta aquella mañana, cuando lo encontró en estado de shock en el cobertizo de la casa

Historia original, basada en el texto proporcionado por Adrián Berrios

El relato auténtico lo puedes encontrar en Facebook: Crónicas de Terror en Chihuahua

Foto: Adrián Berrios | El Heraldo de Chihuahua

Rodrigo llegó aquella tarde de 1987 a la Quinta Gameros para incorporarse a sus labores como guardia de seguridad. Aunque no era la primera vez que realizaba esta labor, sí era la primera en la que estaría a cargo de resguardar un edificio histórico y de tanto peso cultural para la ciudad.

➡️ Recibe las noticias más relevantes de Chihuahua, Parral y Juárez directo a tu correo electrónico. ¡Suscríbete a nuestro Newsletter!

El corpulento sujeto era un tipo y carismático que no tardó en hacer amistad con el personal que laboraba en esa enorme mansión ahora usada como museo. Víctor, su compañero del turno matutino, con quien solía conversar entre cambios de turno, en varias ocasiones le hizo saber que era normal escuchar ruidos en la mansión debido a que los materiales con los que está hecha la casa, principalmente la duela, se contraen luego de que el intenso calor también entrega el turno a las gélidas madrugadas chihuahuenses.

Foto: Adrián Berrios | El Heraldo de Chihuahua

Durante más de medio año, Rodrigo recorrió noche tras noche cada habitación y pasillo de la hermosa mansión sin que nada particular tuviera que reportar a la mañana siguiente. Aunque estaba solo en medio de aquella penumbra y quietud, Rodrigo no se sentía así, pues había comenzado a arraigar la sensación de que los chirridos y crujidos que emitía la casa eran una especie de conversación privada que la mansión entablaba con él.

Aún siendo un sujeto alegre, aprendió a disfrutar la melancólica melodía que el viento producía cuando por las noches se colaba entre las rendijas de las ventanas y puertas del museo. A esas alturas, conocía ya cada sombra que las luces mercuriales proyectaban desde la calle hasta el interior de la casona, fue ello precisamente, lo que una noche le hizo sacudirse la comodidad con la que se había familiarizado.

Foto: Adrián Berrios | El Heraldo de Chihuahua

Durante uno de sus recorridos nocturnos, se le figuró ver con el rabillo del ojo una extraña figura subir las escaleras que van desde la planta baja hasta el primer piso. Intrigado, y como lo dictaba el deber, corrió de inmediato hasta donde le pareció que aquella curiosa figura se dirigía, sin embargo, una vez subió la vieja escalera, nada pudo encontrar. El haz de luz de su linterna se dibujó con el polvo que levantó durante la carrera, sin embargo, más allá de las partículas que revoloteaban en el aire, nada encontró en la habitación.

A la mañana siguiente, compartió el relato con Víctor, quien solo se rio y le dijo que no volviera a beber en horas laborales, lo que hizo enfadar a Rodrigo, que a partir de entonces prefirió mejor guardar sus comentarios respecto a los siguientes sucesos que tras lo ocurrido creyó haber visto. Notó que más o menos a la misma hora, durante el segundo recorrido de la noche, era cuando le parecía ver algo que subía por las escaleras.

Foto: Adrián Berrios | El Heraldo de Chihuahua

Aquella tarde, el museo estuvo cerrado debido a que se había ordenado el reacomodo de los instrumentos musicales y muebles que se exhibían dentro, esto había desprendido una basta cantidad de polvo que, aún a la medianoche, se revelaba flotando en todas direcciones, iluminado por el rayo de luz de su vieja linterna, antes de caer de nuevo al suelo.

Rodrigo, más curioso que valiente, se decidió precisamente esa noche a ir un paso adelante e indagar sobre el origen de aquella misteriosa forma que ocasionalmente veía subir las escaleras. Su experiencia le había enseñado que eran ciertos días y bajo circunstancias particulares, cuando podía apreciar la misteriosa sombra, así que basado en ello, la madrugada de ese mes de octubre, subió las escaleras y aguardó con cámara en mano. Sin embargo, el susto que arrancó la visión que tuvo ante sí, no le permitió sacar la evidencia que esperaba obtener, pues apenas vio aquella espectral mujer descalza y de vestido blanco subir por la escalera, corrió aterrado hacia el cobertizo para no volver a salir hasta el día siguiente, cuando su compañero, lo encontró en estado de shock apretando entre sus manos su lámpara.

Foto: Adrián Berrios | El Heraldo de Chihuahua

Apenas pudo hacer que reaccionara, le preguntó que había pasado, exponiendo Rodrigo todo lo ocurrido sin saltar puntos ni comas.

Incrédulo, Víctor decidió dejar ir a su compañero a que descansara, no sin que antes este le informara que aquella había sido su última noche trabajando allí, pues luego de lo ocurrido, no podría volver a poner un pie en aquella mansión, “ni un pié”, repercutieron las palabras de Rodrigo en la memoria de Víctor minutos más tarde, cuando al hacer su recorrido matutino, encontró en el suelo, al final de la escalera, varias huellas de pies descalzos, que parecían desvanecerse poco a poco mientras se dirigían hacia el lugar donde halló una cámara fotográfica tirada.

Foto: Adrián Berrios | El Heraldo de Chihuahua

Foto: Adrián Berrios | El Heraldo de Chihuahua

Facebook: Crónicas de Terror en Chihuahua

Historia original, basada en el texto proporcionado por Adrián Berrios

El relato auténtico lo puedes encontrar en Facebook: Crónicas de Terror en Chihuahua

Foto: Adrián Berrios | El Heraldo de Chihuahua

Rodrigo llegó aquella tarde de 1987 a la Quinta Gameros para incorporarse a sus labores como guardia de seguridad. Aunque no era la primera vez que realizaba esta labor, sí era la primera en la que estaría a cargo de resguardar un edificio histórico y de tanto peso cultural para la ciudad.

➡️ Recibe las noticias más relevantes de Chihuahua, Parral y Juárez directo a tu correo electrónico. ¡Suscríbete a nuestro Newsletter!

El corpulento sujeto era un tipo y carismático que no tardó en hacer amistad con el personal que laboraba en esa enorme mansión ahora usada como museo. Víctor, su compañero del turno matutino, con quien solía conversar entre cambios de turno, en varias ocasiones le hizo saber que era normal escuchar ruidos en la mansión debido a que los materiales con los que está hecha la casa, principalmente la duela, se contraen luego de que el intenso calor también entrega el turno a las gélidas madrugadas chihuahuenses.

Foto: Adrián Berrios | El Heraldo de Chihuahua

Durante más de medio año, Rodrigo recorrió noche tras noche cada habitación y pasillo de la hermosa mansión sin que nada particular tuviera que reportar a la mañana siguiente. Aunque estaba solo en medio de aquella penumbra y quietud, Rodrigo no se sentía así, pues había comenzado a arraigar la sensación de que los chirridos y crujidos que emitía la casa eran una especie de conversación privada que la mansión entablaba con él.

Aún siendo un sujeto alegre, aprendió a disfrutar la melancólica melodía que el viento producía cuando por las noches se colaba entre las rendijas de las ventanas y puertas del museo. A esas alturas, conocía ya cada sombra que las luces mercuriales proyectaban desde la calle hasta el interior de la casona, fue ello precisamente, lo que una noche le hizo sacudirse la comodidad con la que se había familiarizado.

Foto: Adrián Berrios | El Heraldo de Chihuahua

Durante uno de sus recorridos nocturnos, se le figuró ver con el rabillo del ojo una extraña figura subir las escaleras que van desde la planta baja hasta el primer piso. Intrigado, y como lo dictaba el deber, corrió de inmediato hasta donde le pareció que aquella curiosa figura se dirigía, sin embargo, una vez subió la vieja escalera, nada pudo encontrar. El haz de luz de su linterna se dibujó con el polvo que levantó durante la carrera, sin embargo, más allá de las partículas que revoloteaban en el aire, nada encontró en la habitación.

A la mañana siguiente, compartió el relato con Víctor, quien solo se rio y le dijo que no volviera a beber en horas laborales, lo que hizo enfadar a Rodrigo, que a partir de entonces prefirió mejor guardar sus comentarios respecto a los siguientes sucesos que tras lo ocurrido creyó haber visto. Notó que más o menos a la misma hora, durante el segundo recorrido de la noche, era cuando le parecía ver algo que subía por las escaleras.

Foto: Adrián Berrios | El Heraldo de Chihuahua

Aquella tarde, el museo estuvo cerrado debido a que se había ordenado el reacomodo de los instrumentos musicales y muebles que se exhibían dentro, esto había desprendido una basta cantidad de polvo que, aún a la medianoche, se revelaba flotando en todas direcciones, iluminado por el rayo de luz de su vieja linterna, antes de caer de nuevo al suelo.

Rodrigo, más curioso que valiente, se decidió precisamente esa noche a ir un paso adelante e indagar sobre el origen de aquella misteriosa forma que ocasionalmente veía subir las escaleras. Su experiencia le había enseñado que eran ciertos días y bajo circunstancias particulares, cuando podía apreciar la misteriosa sombra, así que basado en ello, la madrugada de ese mes de octubre, subió las escaleras y aguardó con cámara en mano. Sin embargo, el susto que arrancó la visión que tuvo ante sí, no le permitió sacar la evidencia que esperaba obtener, pues apenas vio aquella espectral mujer descalza y de vestido blanco subir por la escalera, corrió aterrado hacia el cobertizo para no volver a salir hasta el día siguiente, cuando su compañero, lo encontró en estado de shock apretando entre sus manos su lámpara.

Foto: Adrián Berrios | El Heraldo de Chihuahua

Apenas pudo hacer que reaccionara, le preguntó que había pasado, exponiendo Rodrigo todo lo ocurrido sin saltar puntos ni comas.

Incrédulo, Víctor decidió dejar ir a su compañero a que descansara, no sin que antes este le informara que aquella había sido su última noche trabajando allí, pues luego de lo ocurrido, no podría volver a poner un pie en aquella mansión, “ni un pié”, repercutieron las palabras de Rodrigo en la memoria de Víctor minutos más tarde, cuando al hacer su recorrido matutino, encontró en el suelo, al final de la escalera, varias huellas de pies descalzos, que parecían desvanecerse poco a poco mientras se dirigían hacia el lugar donde halló una cámara fotográfica tirada.

Foto: Adrián Berrios | El Heraldo de Chihuahua

Foto: Adrián Berrios | El Heraldo de Chihuahua

Facebook: Crónicas de Terror en Chihuahua

Chihuahua

¿Tu INE venció en 2023? También podrás votar en las próximas elecciones

Este 20 de mayo concluyó el periodo para reimprimir las credenciales de elector

Policiaca

Encuentran cuerpo en estado de descomposición en vivienda de colonia San Rafael

El cuerpo del hombre, de aproximadamente 65 años de edad, fue trasladado al Complejo Estatal de Seguridad, donde le realizarán la necropsia de ley

Chihuahua

Pozos de agua que abastecen a Chihuahua trabajan al 100% para satisfacer demanda: JMAS

Alan Falomir, director ejecutivo de la JMAS, explicó que este año se prevén temperaturas históricas, por lo que la demanda de agua podría ser mucho más alta que la del año pasado

Finanzas

Desarrolla Infonavit Mega Feria de Servicios en Chihuahua

Los asistentes fueron informados acerca de las opciones de crédito y los trámites

Policiaca

Disminuyen robos en los 15 cuadrantes de atención prioritaria de la DSPM

En un conteo general de todos los delitos por robo cometidos en los 15 cuadrantes prioritarios, se establece que durante el mes de abril se cometieron un total de 74 robos

Chihuahua

Dona Fundación Grupo México árboles y plantas a la Facultad de Filosofía de la UACH

Durante el evento de entrega, también se plantaron varios árboles en los jardines de la facultad, los cuales se espera que vean pasar a múltiples generaciones de alumnos