/ martes 28 de septiembre de 2021

[Podcast] Cofre de leyendas | Ganoko: Los ancestrales gigantes de la Sierra Tarahumara

A pesar de que en un tiempo convivieron con los rarámuri, los gigantes comenzaron a cometer atrocidades contra el pueblo que incluso los alimentaba

Cuenta la leyenda rarámuri que, en el principio de los tiempos, el sol y la luna eran dos niños vestidos con pencas de maguey que vivían en el bosque en una casa hecha de ramas y arbustos, sin luz y compañía. Con todo y que habitaban en armonía con la naturaleza, rodeados de árboles, agua limpia y la pureza del aire, aquellos pequeños vieron cómo se hacían largos los días en soledad, por lo que decidieron crear a los tarahumaras para no estar solos.

➡️ Recibe las noticias más relevantes de Parral, Chihuahua y Juárez, directo a tu correo electrónico. ¡Suscríbete a nuestro Newsletter!

Así fue como Onorúame, dios del Sol, tomó varias mazorcas, y con sus manos habilidosas las desgranó sobre la tierra, con esos granos de maíz formó una figura de hombre pero este no se movía, entonces, le sopló tres veces para darle vida desde su propio aliento; luego, creó a la mujer y sabiendo que necesitaba fuerza para parir a sus hijos, dio cuatro soplos. Así nació la raza del maíz.

Pero antes de que llegaran al mundo los rarámuris, Onorúame creó a los Ganoko, que eran gigantes que habitaban en lo profundo de la Sierra Tarahumara. Dicen que los más grandes, eran tan altos como una montaña y podían arrancar árboles y cambiar el curso de los ríos a voluntad usando sus colosales cuerpos.

Y entonces, así los rarámuris convivieron en el mundo con los Ganoko.

Disponible en:

Spotify

Google Podcasts

Apple Podcasts

Deezer

Amazon


Cuenta la leyenda rarámuri que, en el principio de los tiempos, el sol y la luna eran dos niños vestidos con pencas de maguey que vivían en el bosque en una casa hecha de ramas y arbustos, sin luz y compañía. Con todo y que habitaban en armonía con la naturaleza, rodeados de árboles, agua limpia y la pureza del aire, aquellos pequeños vieron cómo se hacían largos los días en soledad, por lo que decidieron crear a los tarahumaras para no estar solos.

➡️ Recibe las noticias más relevantes de Parral, Chihuahua y Juárez, directo a tu correo electrónico. ¡Suscríbete a nuestro Newsletter!

Así fue como Onorúame, dios del Sol, tomó varias mazorcas, y con sus manos habilidosas las desgranó sobre la tierra, con esos granos de maíz formó una figura de hombre pero este no se movía, entonces, le sopló tres veces para darle vida desde su propio aliento; luego, creó a la mujer y sabiendo que necesitaba fuerza para parir a sus hijos, dio cuatro soplos. Así nació la raza del maíz.

Pero antes de que llegaran al mundo los rarámuris, Onorúame creó a los Ganoko, que eran gigantes que habitaban en lo profundo de la Sierra Tarahumara. Dicen que los más grandes, eran tan altos como una montaña y podían arrancar árboles y cambiar el curso de los ríos a voluntad usando sus colosales cuerpos.

Y entonces, así los rarámuris convivieron en el mundo con los Ganoko.

Disponible en:

Spotify

Google Podcasts

Apple Podcasts

Deezer

Amazon


Deportes

Corredores tarahumaras presentes mañana en el Maratón CDMX 2021

Competirán 20 mil atletas en la capital mexicana en los 42.195 kilómetros

Chihuahua

Pierden la vida siete personas y se confirman 205 nuevos casos Covid

Chihuahua Capital lidera en el índice de contagios con 93 nuevos casos

Deportes

Corredores tarahumaras presentes mañana en el Maratón CDMX 2021

Competirán 20 mil atletas en la capital mexicana en los 42.195 kilómetros

Chihuahua

Regresa Chihuahua al amarillo; a partir del lunes nuevas restricciones

Dentro de las restricciones, se destaca que nuevamente, bares y restaurantes estarán al 50 por ciento de aforo

Deportes

Escaramuza Soles del Desierto trae el oro de Aguascalientes

Las Escaramuzas Soles del Desierto de Ciudad Jiménez, Chihuahua, se consagraron como monarcas dentro del Campeonato Nacional Charro celebrado recientemente en la ciudad de Aguascalientes

Chihuahua

Emergen baches en calles de la capital

En gran mayoría de las calles y avenidas de la ciudad se presentan por lo menos un par aberturas en el concreto