/ domingo 17 de noviembre de 2019

MI “KIT” ANTIDIABETES…

CON TODO MI ODIO PARA MI DULCE DIABETES…

Consciente de que el problema de diabetes sigue siendo un lastre creciente para la humanidad, y siendo su servidor uno más de sus “víctimas levantados en armas contra este mal”, con gusto me solidarizo con todas aquellas personas que la padecen y que día tras día sostienen una batalla que parece no tener fin.. ni mucho menos, remedio.

RECIBE LAS NOTICIAS DE EL HERALDO DE CHIHUAHUA DIRECTO EN TU WHATSAPP, DA CLIC PARA SUSCRÍBIRTE

Y me sumo, además, con estas humildes aportaciones que aunque parezca increíble, me hicieron cambiar mi manera de pensar y de enfrentar la enfermedad, si no hasta vencerla, por lo menos a convivir con ella de una “manera pacífica”, como en una especie de tregua en la que ambos buscamos la forma de hacernos el menor daño posible: tu me atacas, yo me defiendo, y tan amigos como siempre.


MIS ESTRATEGIAS:

Una charla abierta con mi diabetes, un decálogo personal que podría servir a otros y un acróstico dedicado a mi enemigo “para que vea que soy “buena onda”, han sido sin duda tres herramientas en las que he basado mi plan de “ataque” y que, créanme, mucho me han ayudado en esta infame lucha que nadie debería estar enfrentando.

Va con todo mi respeto y mi admiración a todas esas personas.

CON TODO MI ODIO PARA

MI DULCE DIABETES…


(DIALOGANDO CON MI MAL)

No sé si fue en un momento de locura o lucidez, de desesperación o de impotencia, pero de pronto sentí unas inmensas ganas de hablar contigo y poner las cosas en claro.. ¡mal nacida!. Y aunque no encuentro las palabras correctas para comenzar, siento que tengo mucho que decirte.

Espera… ¡déjame hablar.!

Me pregunto, si después de casi 25 años de cargar con el peso de tus males sobre mi ya maltrecha humanidad, ¿qué se sentirá volver a tener un cuerpo sano, un organismo libre de tus síntomas odiosos y desesperantes?. ¿De volver a mirar en detalle y no borrosas las imágenes lejanas y distinguir con claridad los colores del mágico arcoiris?. Ahhh.. ¡cómo extraño leer esas pequeñas letras y textos de mis libros favoritos sin la ayuda de ese par de micas, que a fuerza de buscarles el enfoque, han convertido mi cuello en una tensa y dolorosa zona de dolor.

¿Qué te puedo decir que te haga imaginar todo el mal que me haces?, ¡maldita!.

¡Sí.. no haces falta que lo digas!..

Lo admito, la culpa es mía, lo sé y estoy consciente. Quien me lo manda, si yo te abrí de par en par las puertas de mi ser para que tú, ¡perra desgraciada!, llegaras e hicieras tus estragos.

¿Qué?.. ¿me lo advertiste?

¿Cómo?… si entraste en mi vida disfrazada de mil maneras. Y mi ingenuo cuan traidor estómago fue tu mejor aliado, lo sé, quien lo iba a decir.. aunque tampoco lo culpo a él porque ciertamente fue mi hocico el que se abrió una y otra vez dando paso a todas aquellas porquerías tan dulces, grasosas y tóxicas, que a ti te hinchaban de placer y que ahora a mi me están cobrando la factura. ¡Qué menso fui!.

… ¡Cállate, no tienes que repetirlo!.

Y ahora con el mal ya hecho por ti, ¡pinche Diabetes!, ¿qué me queda por hacer? ¿cómo te saco de mi?.

¡Déjame seguir, no me interrumpas, indeseable bestia azucarada!..

¿Sabes?.. lo he intentado más de una vez pero siempre has salido airosa con tus dulces encantos. Sí, lo admito, porque cuando he creído que voy por el camino correcto y presumo de haberle bajado dos tallas a mi panza, he cedido cobardemente a las delicias de la harina hecha tortilla, del maíz hecho tamal, de la torta aguacatosa, del menudo, de la pizza, de tantas cosas más. De cerveza y otros alcoholes, no se diga.

Total, mando al traste los sabios consejos y recomendaciones para el buen comer, a cambio de esos “exquisitos venenos” que a ti, ¡ave de mal agüero!, te han de saber a gloria.

¿Qué dijiste?.. ¿A poco no?.. si hasta te regocijas cuando me ves echado en la cama, retozando, reposando y preparando lo que me tragué para saciar tu voraz apetito por todo lo que tenga dulce.

¡Ahh, méndiga traga glucosa!…¡cómo te haz de reír a carcajadas cuando echo por la borda un mes de sano esfuerzo por mantener mi peso y mis niveles normales de azúcar!… ¡Carajo!.

Y sí, me has tenido como en el beisbol, en 3 y 2, con un 460 de azúcar en mi sangre, mareado, somnoliento, fatigado, ojeroso, deshidratado, estreñido y acalambrado, pero a Dios gracias no me haz podido asestar el golpe final con ese brazo ejecutor llamado coma diabético, uno de tus tantos compinches.

¿Agradecerte qué..?

¡¡Sí, sí!!.. no quería, pero debo decirte que en medio de todo mi odio, sí.. algo tengo que agradecerte, para que negarlo. Tarde, pero gracias a ti estoy aprendiendo a cuidarme, ahora valoro más la vida y más cuando hay alguien que espera mucho de mi y a quien yo anhelo ver algún día convertido en una persona realizada, feliz, valiéndose por sí misma. Y deseo estar ahí viviendo ese momento.

¡No, no no…!.. cómo que “para-que-vea”…sólo te agradezco eso, desgraciada…pero hasta ahí…

Y ¿sabes qué? ¡esto se acabó!.. Ya estuvo bueno de alimentar en ti todos los males que a mi me están matando y que me están privando de los sanos placeres de la vida.

Es momento de volver a atacarte.. ¡mugre lacra!, pues ahora tengo un fuerte motivo de inspiración que llegó a mi vida hace ya ocho años y por quien quiero y debo vivir. ¡Y ni te le acerques, que ahora sí te las verás conmigo!..

¿Cómo?.. ¿que con qué?…

Quiero que sepas que ya estoy bien armando ¿ehhh?, ¡pedazo de basura!, pues a mi se han unido muchos ángeles que están decididos a luchar a mi lado para sacarte de mi vida.

Créeme… Sé que más temprano que tarde voy a lograrlo hasta poner en un marco mi papelito de signos con “90, 100 o 110” que será mi calificación triunfal sobre todos tus cochinos intentos por seguir haciendo de mi sangre un río de miel, en el que has hecho hasta hoy tu día de campo.

¿Qué?…¿que voy a recaer, que no voy a soportar mi lucha contra ti?

¡No, fíjate, ya no cederé.. ni un paso atrás!..

Y te advierto, sí.. a ti.. mi dulce y tan odiada Diabetes, que si yo me voy.. ¡TU…TE VAS CONMIGO!.

AUTOR:

S. EFRÉN RODRÍGUEZ SILVA

MI DECÁLOGO ANTI-DIABETES

1.- Si no lo padeces, evítalo

2.- Si ya lo tienes, acéptalo

3.- Si ya lo aceptaste, atácalo

4.- No lo ataques solo. Tienes a todo un “ejército de soldados” a tu lado para hacerle frente.

5.- Si no ves resultados a corto o mediano plazo, lo más seguro es que no estás atacando de manera decidida.

6.- Replantea tu estrategia y vuelve a la carga. No pierdas la paciencia, menos la fe y sigue poniendo a prueba tu fuerza de voluntad.

7.- Cuando sientas que vas ganando la batalla, no bajes la guardia.. ¡redobla tu ofensiva!.

8.- La debilidad progresiva de tu enemigo será tu fortaleza creciente.

9.- Si lo ves derribado y aparentemente “muerto”, no te fíes.. ¡es un truco!.. mantente alerta.

10.- Mantén firme tu ofensiva. Si sigues tu plan de vida saludable, seguro el enemigo ya no se levantará.

Por ahora… ¡habrás triunfado!.

AUTOR:

S. Efrén Rodríguez Silva

ACRÓSTICO DIABÉTICO

Dulce mal en mi cuerpo

Indica lo mal que vivo

Así no llegaré lejos

Buen motivo para un cambio

Encuentra el momento justo

Tendrás pronta recompensa

Es tu vida.. ¡actúa ya!

Sano, feliz vivirás

AUTOR:

S. Efrén Rodríguez Silva


Consciente de que el problema de diabetes sigue siendo un lastre creciente para la humanidad, y siendo su servidor uno más de sus “víctimas levantados en armas contra este mal”, con gusto me solidarizo con todas aquellas personas que la padecen y que día tras día sostienen una batalla que parece no tener fin.. ni mucho menos, remedio.

RECIBE LAS NOTICIAS DE EL HERALDO DE CHIHUAHUA DIRECTO EN TU WHATSAPP, DA CLIC PARA SUSCRÍBIRTE

Y me sumo, además, con estas humildes aportaciones que aunque parezca increíble, me hicieron cambiar mi manera de pensar y de enfrentar la enfermedad, si no hasta vencerla, por lo menos a convivir con ella de una “manera pacífica”, como en una especie de tregua en la que ambos buscamos la forma de hacernos el menor daño posible: tu me atacas, yo me defiendo, y tan amigos como siempre.


MIS ESTRATEGIAS:

Una charla abierta con mi diabetes, un decálogo personal que podría servir a otros y un acróstico dedicado a mi enemigo “para que vea que soy “buena onda”, han sido sin duda tres herramientas en las que he basado mi plan de “ataque” y que, créanme, mucho me han ayudado en esta infame lucha que nadie debería estar enfrentando.

Va con todo mi respeto y mi admiración a todas esas personas.

CON TODO MI ODIO PARA

MI DULCE DIABETES…


(DIALOGANDO CON MI MAL)

No sé si fue en un momento de locura o lucidez, de desesperación o de impotencia, pero de pronto sentí unas inmensas ganas de hablar contigo y poner las cosas en claro.. ¡mal nacida!. Y aunque no encuentro las palabras correctas para comenzar, siento que tengo mucho que decirte.

Espera… ¡déjame hablar.!

Me pregunto, si después de casi 25 años de cargar con el peso de tus males sobre mi ya maltrecha humanidad, ¿qué se sentirá volver a tener un cuerpo sano, un organismo libre de tus síntomas odiosos y desesperantes?. ¿De volver a mirar en detalle y no borrosas las imágenes lejanas y distinguir con claridad los colores del mágico arcoiris?. Ahhh.. ¡cómo extraño leer esas pequeñas letras y textos de mis libros favoritos sin la ayuda de ese par de micas, que a fuerza de buscarles el enfoque, han convertido mi cuello en una tensa y dolorosa zona de dolor.

¿Qué te puedo decir que te haga imaginar todo el mal que me haces?, ¡maldita!.

¡Sí.. no haces falta que lo digas!..

Lo admito, la culpa es mía, lo sé y estoy consciente. Quien me lo manda, si yo te abrí de par en par las puertas de mi ser para que tú, ¡perra desgraciada!, llegaras e hicieras tus estragos.

¿Qué?.. ¿me lo advertiste?

¿Cómo?… si entraste en mi vida disfrazada de mil maneras. Y mi ingenuo cuan traidor estómago fue tu mejor aliado, lo sé, quien lo iba a decir.. aunque tampoco lo culpo a él porque ciertamente fue mi hocico el que se abrió una y otra vez dando paso a todas aquellas porquerías tan dulces, grasosas y tóxicas, que a ti te hinchaban de placer y que ahora a mi me están cobrando la factura. ¡Qué menso fui!.

… ¡Cállate, no tienes que repetirlo!.

Y ahora con el mal ya hecho por ti, ¡pinche Diabetes!, ¿qué me queda por hacer? ¿cómo te saco de mi?.

¡Déjame seguir, no me interrumpas, indeseable bestia azucarada!..

¿Sabes?.. lo he intentado más de una vez pero siempre has salido airosa con tus dulces encantos. Sí, lo admito, porque cuando he creído que voy por el camino correcto y presumo de haberle bajado dos tallas a mi panza, he cedido cobardemente a las delicias de la harina hecha tortilla, del maíz hecho tamal, de la torta aguacatosa, del menudo, de la pizza, de tantas cosas más. De cerveza y otros alcoholes, no se diga.

Total, mando al traste los sabios consejos y recomendaciones para el buen comer, a cambio de esos “exquisitos venenos” que a ti, ¡ave de mal agüero!, te han de saber a gloria.

¿Qué dijiste?.. ¿A poco no?.. si hasta te regocijas cuando me ves echado en la cama, retozando, reposando y preparando lo que me tragué para saciar tu voraz apetito por todo lo que tenga dulce.

¡Ahh, méndiga traga glucosa!…¡cómo te haz de reír a carcajadas cuando echo por la borda un mes de sano esfuerzo por mantener mi peso y mis niveles normales de azúcar!… ¡Carajo!.

Y sí, me has tenido como en el beisbol, en 3 y 2, con un 460 de azúcar en mi sangre, mareado, somnoliento, fatigado, ojeroso, deshidratado, estreñido y acalambrado, pero a Dios gracias no me haz podido asestar el golpe final con ese brazo ejecutor llamado coma diabético, uno de tus tantos compinches.

¿Agradecerte qué..?

¡¡Sí, sí!!.. no quería, pero debo decirte que en medio de todo mi odio, sí.. algo tengo que agradecerte, para que negarlo. Tarde, pero gracias a ti estoy aprendiendo a cuidarme, ahora valoro más la vida y más cuando hay alguien que espera mucho de mi y a quien yo anhelo ver algún día convertido en una persona realizada, feliz, valiéndose por sí misma. Y deseo estar ahí viviendo ese momento.

¡No, no no…!.. cómo que “para-que-vea”…sólo te agradezco eso, desgraciada…pero hasta ahí…

Y ¿sabes qué? ¡esto se acabó!.. Ya estuvo bueno de alimentar en ti todos los males que a mi me están matando y que me están privando de los sanos placeres de la vida.

Es momento de volver a atacarte.. ¡mugre lacra!, pues ahora tengo un fuerte motivo de inspiración que llegó a mi vida hace ya ocho años y por quien quiero y debo vivir. ¡Y ni te le acerques, que ahora sí te las verás conmigo!..

¿Cómo?.. ¿que con qué?…

Quiero que sepas que ya estoy bien armando ¿ehhh?, ¡pedazo de basura!, pues a mi se han unido muchos ángeles que están decididos a luchar a mi lado para sacarte de mi vida.

Créeme… Sé que más temprano que tarde voy a lograrlo hasta poner en un marco mi papelito de signos con “90, 100 o 110” que será mi calificación triunfal sobre todos tus cochinos intentos por seguir haciendo de mi sangre un río de miel, en el que has hecho hasta hoy tu día de campo.

¿Qué?…¿que voy a recaer, que no voy a soportar mi lucha contra ti?

¡No, fíjate, ya no cederé.. ni un paso atrás!..

Y te advierto, sí.. a ti.. mi dulce y tan odiada Diabetes, que si yo me voy.. ¡TU…TE VAS CONMIGO!.

AUTOR:

S. EFRÉN RODRÍGUEZ SILVA

MI DECÁLOGO ANTI-DIABETES

1.- Si no lo padeces, evítalo

2.- Si ya lo tienes, acéptalo

3.- Si ya lo aceptaste, atácalo

4.- No lo ataques solo. Tienes a todo un “ejército de soldados” a tu lado para hacerle frente.

5.- Si no ves resultados a corto o mediano plazo, lo más seguro es que no estás atacando de manera decidida.

6.- Replantea tu estrategia y vuelve a la carga. No pierdas la paciencia, menos la fe y sigue poniendo a prueba tu fuerza de voluntad.

7.- Cuando sientas que vas ganando la batalla, no bajes la guardia.. ¡redobla tu ofensiva!.

8.- La debilidad progresiva de tu enemigo será tu fortaleza creciente.

9.- Si lo ves derribado y aparentemente “muerto”, no te fíes.. ¡es un truco!.. mantente alerta.

10.- Mantén firme tu ofensiva. Si sigues tu plan de vida saludable, seguro el enemigo ya no se levantará.

Por ahora… ¡habrás triunfado!.

AUTOR:

S. Efrén Rodríguez Silva

ACRÓSTICO DIABÉTICO

Dulce mal en mi cuerpo

Indica lo mal que vivo

Así no llegaré lejos

Buen motivo para un cambio

Encuentra el momento justo

Tendrás pronta recompensa

Es tu vida.. ¡actúa ya!

Sano, feliz vivirás

AUTOR:

S. Efrén Rodríguez Silva


Local

[ALERTA] Continuarán altas temperaturas

Llama Sector Salud a evitar "golpes de calor", se recomienda utilizar bloqueador solar, no practicar ejercicio en el exterior entre las 12:00 y las 16:00 horas

Local

Adquiere Facultad de Odontología 20 sillones dentales equipados

A fin de atender una mayor cantidad de pacientes, ya que se busca estar listos para cuando la entidad pase a semáforo amarillo

Noroeste

Robos a la baja y suben homicidios

El hurto a casa y negocio disminuyen hasta en un 40%

Local

Improvisan descanso ante falta de atención en el Morelos

Instalados bajo la sombra de un árbol en el cruce de las calles García Conde y séptima

Moda

Revive los 80 con el make up de Wonder Woman

Lanzan una línea de cosméticos de edición limitada inspirada en la película Mujer Maravilla 1984

Local

Despiden a Macario Gómez danzan cien matachines

Fallecido ayer por la mañana, lo despidieron con la tradicional danza chichimeca

Futbol

Necaxa oficializa a Lucas Passerini para el Apertura 2020

El delantero argentino llega procedente de Cruz Azul en préstamo por un año y con opción a compra

Local

Emprende Dirección de Desarrollo Urbano jornada de arborización y limpieza en terrenos

En coordinación con Servicios Públicos, Mantenimiento Urbano y Desarrollo Rural, plantando un total de 120 árboles de diferentes especies

Celebridades

Alejandro Sanz da concierto sorpresa desde el puente "Corazón Partío", Madrid

Sanz ha comenzado su concierto tocando "Viviendo Deprisa", una de las canciones que contenía su album de 1991