/ sábado 17 de agosto de 2019

Exhibieron cerca de 50 coloridos atuendos creados por manos indígenas

Participaron en la primera pasarela de Kusá

Once guapas modelos, incluida una joven originaria de la Sierra Tarahumara, participaron en la primera pasarela de Kusá. Textiles con Acento Rarámuri, el jueves en Arte Popular Chihuahua, donde se exhibieron cerca de 50 coloridos atuendos creados por manos indígenas.

El desfile marcó el debut de Lupita Pérez Moreno, de 18 años, la primera modelo rarámuri de pasarela, quien es parte de Kusá desde hace seis meses. Siempre le han interesado cuestiones de maquillaje, belleza y verse mejor, por lo que Annel Salcedo, directora de la agencia Authentic, la recibió en el curso que concluyó a finales de julio, donde se preparó para esta ocasión.

“Kusá. Textiles con Acento Rarámuri es un proyecto que permite el autoempleo y desarrollo humano. Su misión social es lograr el empoderamiento de las mujeres rarámuris; y en la parte comercial, es una empresa que crea moda étnica con raíces tarahumaras”, explicó Ceci Bolado, secretaria de la cooperativa.

Para ellas, el nombre de Kusá es emblemático, significa águila, “porque nuestro deseo es que despeguen y vuelen con su costura, sus alas van a ser esas faldas tan hermosas que tienen”, dijo Ceci a Gossip.

El proyecto comenzó a fines de 2016, con la idea de crear un negocio pequeño en el que las hermanas Rosalía, Mary y Vero Chávez tuvieran una manera de sobrevivir y criar a los dos hijos de Vero, sin depender del trabajo en casa, que regularmente es escaso y discontinuo.

“Hicimos para ellas un taller de costura, partiendo de lo que sabían hacer, para que hicieran prendas que las mujeres chabochis pudieran usar”, detalló.

Y lo que comenzó con una máquina de coser casera en una recámara de la casa de Ceci, fue madurando y vieron que era posible empoderar a más mujeres, así que consiguieron el apoyo de ProEmpleo, para adquirir máquinas industriales y hacer espacio para más compañeras que hasta entonces cosían a mano.

Poco a poco generaron un nicho dentro de la comunidad chihuahuense y las redes, porque la gente se enteró que estaban produciendo moda rarámuri y empezaron a crecer.

El camino, sin embargo, no fue fácil. La primera vez que vendieron fue en mayo de 2017 en la Plaza del Ángel. Las invitaron nuevamente en julio e invirtieron todo lo que tenían, pero el evento se canceló por lluvia y se quedaron con toda la producción y sin un peso. Así que decidieron invitar a través de Facebook a un bazar, para su sorpresa vendieron todo y la gente siguió pidiendo.

Actualmente son 15 mujeres, sólo tres mestizas, porque la intención es acompañar, no ser propietarias, “somos jubiladas que ya hicimos nuestra parte y ahora nos toca participar en un apoyo en el que trascendemos con nuestras compañeras”, aclaró.

Los diseños son una experiencia colectiva, donde proponen las telas, el color y la figura, con la asesoría de la diseñadora Nelly Ojeda, que pudieron contratar gracias a PACMyC.

Los textiles son de alta calidad y origen natural: manta de algodón, lino, rayón, popelina, ocasionalmente alguna tela muy vistosa. Las prendas son confeccionadas con patrones establecidos y tienen un riguroso control de calidad.

“Queremos decirle a la gente de Chihuahua que se sienta muy orgullosa de la cultura rarámuri y particularmente el textil. Para producir una falda con mil piquitos llegan a un extremo de arte que rebasa la artesanía, ellas traen una visión artística cultural diferente a nosotros los mestizos. Usan el color sin restricciones, las formas geométricas abiertamente y muy relacionadas con la naturaleza”, comentó Ceci.

“Que consuman lo que ellas producen, es tiempo de que los artesanos rarámuris tengan la oportunidad de vivir bien, a partir de su trabajo, bien ofertado, con alta calidad y dentro de tendencias modernas y actuales, como lo que acaban de ver. Búsquenos en Facebook, no nada más a las artesanas de Kusá, sino que vean una artesana en cada mujer rarámuri que está cosiendo”, concluyó.

El próximo proyecto de Kusá es cambiar de domicilio y abrir su tienda a más artesanos. Por lo pronto, repetirán la experiencia de la pasarela este domingo 18 de agosto a las 19:00 horas en El Alegre de Paseo Bolívar.

Te puede interesar:

Once guapas modelos, incluida una joven originaria de la Sierra Tarahumara, participaron en la primera pasarela de Kusá. Textiles con Acento Rarámuri, el jueves en Arte Popular Chihuahua, donde se exhibieron cerca de 50 coloridos atuendos creados por manos indígenas.

El desfile marcó el debut de Lupita Pérez Moreno, de 18 años, la primera modelo rarámuri de pasarela, quien es parte de Kusá desde hace seis meses. Siempre le han interesado cuestiones de maquillaje, belleza y verse mejor, por lo que Annel Salcedo, directora de la agencia Authentic, la recibió en el curso que concluyó a finales de julio, donde se preparó para esta ocasión.

“Kusá. Textiles con Acento Rarámuri es un proyecto que permite el autoempleo y desarrollo humano. Su misión social es lograr el empoderamiento de las mujeres rarámuris; y en la parte comercial, es una empresa que crea moda étnica con raíces tarahumaras”, explicó Ceci Bolado, secretaria de la cooperativa.

Para ellas, el nombre de Kusá es emblemático, significa águila, “porque nuestro deseo es que despeguen y vuelen con su costura, sus alas van a ser esas faldas tan hermosas que tienen”, dijo Ceci a Gossip.

El proyecto comenzó a fines de 2016, con la idea de crear un negocio pequeño en el que las hermanas Rosalía, Mary y Vero Chávez tuvieran una manera de sobrevivir y criar a los dos hijos de Vero, sin depender del trabajo en casa, que regularmente es escaso y discontinuo.

“Hicimos para ellas un taller de costura, partiendo de lo que sabían hacer, para que hicieran prendas que las mujeres chabochis pudieran usar”, detalló.

Y lo que comenzó con una máquina de coser casera en una recámara de la casa de Ceci, fue madurando y vieron que era posible empoderar a más mujeres, así que consiguieron el apoyo de ProEmpleo, para adquirir máquinas industriales y hacer espacio para más compañeras que hasta entonces cosían a mano.

Poco a poco generaron un nicho dentro de la comunidad chihuahuense y las redes, porque la gente se enteró que estaban produciendo moda rarámuri y empezaron a crecer.

El camino, sin embargo, no fue fácil. La primera vez que vendieron fue en mayo de 2017 en la Plaza del Ángel. Las invitaron nuevamente en julio e invirtieron todo lo que tenían, pero el evento se canceló por lluvia y se quedaron con toda la producción y sin un peso. Así que decidieron invitar a través de Facebook a un bazar, para su sorpresa vendieron todo y la gente siguió pidiendo.

Actualmente son 15 mujeres, sólo tres mestizas, porque la intención es acompañar, no ser propietarias, “somos jubiladas que ya hicimos nuestra parte y ahora nos toca participar en un apoyo en el que trascendemos con nuestras compañeras”, aclaró.

Los diseños son una experiencia colectiva, donde proponen las telas, el color y la figura, con la asesoría de la diseñadora Nelly Ojeda, que pudieron contratar gracias a PACMyC.

Los textiles son de alta calidad y origen natural: manta de algodón, lino, rayón, popelina, ocasionalmente alguna tela muy vistosa. Las prendas son confeccionadas con patrones establecidos y tienen un riguroso control de calidad.

“Queremos decirle a la gente de Chihuahua que se sienta muy orgullosa de la cultura rarámuri y particularmente el textil. Para producir una falda con mil piquitos llegan a un extremo de arte que rebasa la artesanía, ellas traen una visión artística cultural diferente a nosotros los mestizos. Usan el color sin restricciones, las formas geométricas abiertamente y muy relacionadas con la naturaleza”, comentó Ceci.

“Que consuman lo que ellas producen, es tiempo de que los artesanos rarámuris tengan la oportunidad de vivir bien, a partir de su trabajo, bien ofertado, con alta calidad y dentro de tendencias modernas y actuales, como lo que acaban de ver. Búsquenos en Facebook, no nada más a las artesanas de Kusá, sino que vean una artesana en cada mujer rarámuri que está cosiendo”, concluyó.

El próximo proyecto de Kusá es cambiar de domicilio y abrir su tienda a más artesanos. Por lo pronto, repetirán la experiencia de la pasarela este domingo 18 de agosto a las 19:00 horas en El Alegre de Paseo Bolívar.

Te puede interesar:

Policiaca

Sujetos armados asaltan super mercado en la 25 y Rosales

Generó pánico entre los clientes que se encontraban realizando sus compras

Policiaca

Enfrentamiento armado en la avenida La Cantera

Heridos llegaron al hospital por sus propios medios

Local

Empobrece el recorte de 19 mil millones al campo

"Se corre el riesgo de ser más dependientes de importaciones, aumento de precios y al final más pobreza": Yako Rodríguez

Policiaca

Sujetos armados asaltan super mercado en la 25 y Rosales

Generó pánico entre los clientes que se encontraban realizando sus compras

Local

Se gradúa otra generación del COPRECH sabatino

Se trata de la Generación 2017 -2019 a quienes se les realizó su ceremonia de graduación en un auditorio de la Universidad Autónoma de Chihuahua

Policiaca

Enfrentamiento armado en la avenida La Cantera

Heridos llegaron al hospital por sus propios medios

Delicias

Se reúnen organizadores del Digal No. 22

El evento es del 18 al 21 de septiembre

Local

Fraccionamiento Pensiones, de la ecología a la ilegalidad

Nueve familias deberán desalojar viviendas invadidas antes de terminar el mes