/ viernes 3 de abril de 2020

Piden empresarios que Chihuahua se separe de la Federación

El sistema de coordinación fiscal de 1978 establece que la Federación se queda con el 80% de los fondos participables y únicamente el 20% se entrega a los estados

Las asociaciones de Desarrollo Económico de Chihuahua y Ciudad Juárez se pronunciaron de que la entidad salga del convenio fiscal pactado con la Federación en caso de no que se atiendan las solicitudes de actualización, esto por considerar injustas y perjudiciales las condiciones actuales que se establecen.

RECIBE GRATIS LAS NOTICIAS DE EL HERALDO DE CHIHUAHUA DIRECTO EN TU CELULAR, DA CLIC PARA SUSCRÍBIRTE

El sistema de coordinación fiscal de 1978 establece que la Federación se queda con el 80% de los fondos participables y únicamente el 20% se entrega a los estados, esto con fundamento del convenio de adhesión celebrado entre la Federación y las propias entidades, mediante el cual éstas renuncian a la libertad de establecer contribuciones a los mismos objetos gravados por la Federación, a cambio de que ésta distribuya una participación de la recaudación fiscal federal a las entidades federativas.

En un documento firmado por Lic. Álvaro Bustillos Fuentes, presidente del Consejo Directivo del Desarrollo Económico de Ciudad Juárez AC y el Lic. Miguel Guerrero Elías, presidente del Consejo Consultivo de Desarrollo Económico de Chihuahua AC, se explica el desequilibrio financiero que el convenio actual genera.

Por lo anterior resulta prioritario discutir la trascendencia de las participaciones federales distribuibles en el equilibrio de las finanzas públicas, así como cuestionar si el actual criterio de asignación, previsto en la Ley Federal de Coordinación Fiscal, atiende a los principios y valores constitucionales del Estado federal mexicano

De acuerdo con la Ley de Coordinación Fiscal, la Federación está obligada a transferir recursos a los estados por concepto de “aportaciones” y “participaciones”.

Las primeras son “transferencias etiquetadas” que pretenden atender necesidades básicas; las segundas, “transferencias no etiquetadas” que pueden ejercerse con flexibilidad y destinarse a la afectación “en garantía” o “fuente pago” de las obligaciones contraída por las entidades federativas.

Para el presupuesto 2020, del total de recursos para gobiernos locales, las aportaciones representan 41.4%, las participaciones constituyen el 47.9 %. Dada la estrecha dependencia de los ingresos locales con las participaciones federales, el aumento o la disminución de éstas influye, significativamente, en la salud financiera de las entidades federativas.

Chihuahua se ubica en el segundo lugar nacional en la generación de ingresos propios al tener un incremento del 16% respecto al año anterior, alcanzando un total de 17 mil 224 millones de pesos.

Adicionalmente, la entidad se ha mantenido de manera consistente en el primer lugar en indicadores del SAT enlistando de las 32 entidades federativas del país, durante todo el año pasado.

Por ello, ambas asociaciones consideran que el estado de Chihuahua merece un mejor trato fiscal, por lo que expresaron su apoyo al gobernador Javier Corral al declarar el trato injusto que sufre Chihuahua y en luchar por lograr un genuino federalismo fiscal que refleje la realidad que el Estado aporta a la Federación y los recursos que recibe vía participaciones federales.

“Consideramos que, de no haber un cambio, lo mejor será que Chihuahua se separe del convenio fiscal federal, ya que más que apoyar el desarrollo del estado, es un lastre para lograr la certeza financiera y seguridad jurídica necesaria, para lograr los objetivos de crecimiento y bienestar para los chihuahuenses”, dicta el documento.


Te puede interesar:



Las asociaciones de Desarrollo Económico de Chihuahua y Ciudad Juárez se pronunciaron de que la entidad salga del convenio fiscal pactado con la Federación en caso de no que se atiendan las solicitudes de actualización, esto por considerar injustas y perjudiciales las condiciones actuales que se establecen.

RECIBE GRATIS LAS NOTICIAS DE EL HERALDO DE CHIHUAHUA DIRECTO EN TU CELULAR, DA CLIC PARA SUSCRÍBIRTE

El sistema de coordinación fiscal de 1978 establece que la Federación se queda con el 80% de los fondos participables y únicamente el 20% se entrega a los estados, esto con fundamento del convenio de adhesión celebrado entre la Federación y las propias entidades, mediante el cual éstas renuncian a la libertad de establecer contribuciones a los mismos objetos gravados por la Federación, a cambio de que ésta distribuya una participación de la recaudación fiscal federal a las entidades federativas.

En un documento firmado por Lic. Álvaro Bustillos Fuentes, presidente del Consejo Directivo del Desarrollo Económico de Ciudad Juárez AC y el Lic. Miguel Guerrero Elías, presidente del Consejo Consultivo de Desarrollo Económico de Chihuahua AC, se explica el desequilibrio financiero que el convenio actual genera.

Por lo anterior resulta prioritario discutir la trascendencia de las participaciones federales distribuibles en el equilibrio de las finanzas públicas, así como cuestionar si el actual criterio de asignación, previsto en la Ley Federal de Coordinación Fiscal, atiende a los principios y valores constitucionales del Estado federal mexicano

De acuerdo con la Ley de Coordinación Fiscal, la Federación está obligada a transferir recursos a los estados por concepto de “aportaciones” y “participaciones”.

Las primeras son “transferencias etiquetadas” que pretenden atender necesidades básicas; las segundas, “transferencias no etiquetadas” que pueden ejercerse con flexibilidad y destinarse a la afectación “en garantía” o “fuente pago” de las obligaciones contraída por las entidades federativas.

Para el presupuesto 2020, del total de recursos para gobiernos locales, las aportaciones representan 41.4%, las participaciones constituyen el 47.9 %. Dada la estrecha dependencia de los ingresos locales con las participaciones federales, el aumento o la disminución de éstas influye, significativamente, en la salud financiera de las entidades federativas.

Chihuahua se ubica en el segundo lugar nacional en la generación de ingresos propios al tener un incremento del 16% respecto al año anterior, alcanzando un total de 17 mil 224 millones de pesos.

Adicionalmente, la entidad se ha mantenido de manera consistente en el primer lugar en indicadores del SAT enlistando de las 32 entidades federativas del país, durante todo el año pasado.

Por ello, ambas asociaciones consideran que el estado de Chihuahua merece un mejor trato fiscal, por lo que expresaron su apoyo al gobernador Javier Corral al declarar el trato injusto que sufre Chihuahua y en luchar por lograr un genuino federalismo fiscal que refleje la realidad que el Estado aporta a la Federación y los recursos que recibe vía participaciones federales.

“Consideramos que, de no haber un cambio, lo mejor será que Chihuahua se separe del convenio fiscal federal, ya que más que apoyar el desarrollo del estado, es un lastre para lograr la certeza financiera y seguridad jurídica necesaria, para lograr los objetivos de crecimiento y bienestar para los chihuahuenses”, dicta el documento.


Te puede interesar:



Chihuahua

¡Saca el paraguas! Pronostican lluvia en la capital para esta tarde

La tarde de este miércoles pronostican lluvias ligeras para la capital, por lo que las autoridades recomiendan tomar precauciones, aliste su paraguas y a la hora de conducir, ir con precaución para evitar accidentes

Chihuahua

Caso Romina-Irving: A 13 días de desaparición del joven chofer, se registra otro hecho

Este lunes se reporto el caso de Romina Molina, conductora de DiDi que se encontraba trabajando cuando perdieron toda comunicación con ella; fue localizada 12 horas después

Cuauhtémoc

Desaparecen dos menores en Anáhuac cuando se dirigían a la secundaria

Las jóvenes se disponían a acudir a la Secundaria Técnica #27 en el seccional de Anáhuac, municipio de Cuauhtémoc, desde entonces, no tienen comunicación con ellas

Chihuahua

Concreta IEE acciones afirmativas en favor de la población LGBT+ para el proceso electoral

Con el fin de favorecer a personas o grupos en condiciones de discriminación y eliminar o reducir la desigualdad en el acceso y ejercicio de sus derechos político y electorales