/ viernes 5 de noviembre de 2021

Usar biofertilizantes ayudaría a reducir gastos y prevenir desabasto de alimentos

México ha alcanzado niveles históricos en el precio de los fertilizantes

El experto en biofertilización y director de Biofábrica Siglo XXI, Marcel Morales Ibarra, informó que la dependencia del fertilizante químico y su precio en constante ascenso compromete la capacidad de producción de los alimentos, que se vería seriamente disminuida en el corto y mediano plazo, tanto en su disponibilidad como en el incremento de su costo.

➡️ Recibe las noticias más relevantes de Chihuahua, Juárez y Parral directo a tu correo electrónico. ¡Suscríbete a nuestro Newsletter!

En ese sentido, México ha alcanzado niveles históricos en el precio de los fertilizantes, tomando como ejemplo, el amoniaco anhídrido, que a principio de año tenía un precio del orden de 8 mil pesos por tonelada, hoy está en 18 mil pesos; la urea paso del orden de 7 mil pesos a más de 14 mil; el sulfato de amonio, le cuesta al productor el triple al venderse en 17 mil pesos.

La situación afecta a los productores agrícolas, además de que impacta directamente en los precios de los alimentos de nuestra dieta diaria.

De acuerdo con la Alianza Nacional de Pequeños Comerciantes, quien realiza un monitoreo mensual de precios de productos de la canasta básica, de la segunda mitad de septiembre a la fecha, el precio de algunas verduras como la cebolla, la papa y el jitomate se ha incrementado entre 30% y 60%. Otros productos que no faltan en la alimentación diaria del mexicano y que siguen al alza son el frijol, que tuvo un aumento de 16.67%, así como el arroz, que subió 20%. En general, el incremento en el índice de precios de la canasta básica pasó de 6.7 por ciento en septiembre a 8 por ciento anual en la primera quincena de octubre pasado, reveló el monitoreo del Grupo Consultor de Mercados Agrícolas.

El especialista en biofertilización, Marcel Morales, reflexionó que este escenario y ante las alertas rojas sobre cambio climático y las altas emisiones contaminantes de gases de efecto invernadero que los especialistas en el mundo están haciendo en la COP-26, incluido el compromiso de más de un centenar de países, -al que se sumó México de última hora- por detener y revertir la degradación de suelos, es necesario dar un giro de 180 grados a la política que se está aplicando con los programas de fertilización química y abrir el pensamiento a las soluciones más ecológicas que desde hace años expertos están planteando.

“Hay que decirlo, y decirlo fuerte, el programa de fertilización que demanda el país, y el conjunto del planeta, no es el de andar regalando fertilizantes químicos, aun cuando este regalo se destine a pequeños productores, como los programas gubernamentales que se hacían hace 50 años, cuando había que difundir su uso, como una importante innovación tecnológica. No, el programa de fertilización que se requiere es precisamente impulsar alternativas al uso de estos fertilizantes que se regalan y que ya han causado un gran daño al ambiente y en especial a los suelos; alternativas que desde hace décadas existen y han demostrado en el país y en el mundo su efectividad económica, productiva y ecológica”, explicó.

Morales Ibarra aclaró que no se trata de satanizar a los fertilizantes, sino de hacer un uso racional y responsable de ellos, ya que solo con su disminución en combinación con biofertilizantes se puede reducir el impacto ecológico y generar beneficios económicos, socioambientales y contribuir a recuperar los suelos.

Destacó que con el uso de biofertilizantes, los resultados que se han obtenido en el campo son contundentes: es posible reducir la fertilización química del 30 hasta 70% sin demérito de la producción, incluso registrando incremento de rendimientos que van del 10 al 40%, lo que se traduce en mayor productividad y, a su vez, significa incrementos en la rentabilidad para el productor.

Además, mediante la combinación del fertilizante químico con los biofertilizantes, se logra un incremento significativo del nivel de eficiencia de los primeros, duplicando o hasta triplicando su utilización por la planta, pasando del 20-30% hasta en 80-100% de aprovechamiento del fertilizante aplicado.

Los efectos ecológicos también son positivos, porque las mejoras se registran desde el primer ciclo productivo, con efectos acumulativos importantes en las condiciones físicas, químicas y biológicas del suelo, multiplicando la diversidad y cantidad de los microorganismos benéficos.

“Esta característica da a los suelos una capacidad de importancia de primer orden frente al problema del cambio climático, ya que la recuperación de la vida microbiana permite a éstos incrementar su capacidad de secuestrar dióxido de carbono de la atmósfera e incluirlo como insumo productivo. El uso de los biofertilizantes permite disminuir las emisiones del CO2, no solo por la disminución de la fertilización química, sino que además disminuye el ya acumulado en la atmósfera”, subrayó Marcel Morales. Así mismo, el experto considera que, “transformar el actual modelo de producción agrícola es urgente y es una responsabilidad del Estado; no es un tema sectorizado, que compete a un sector de la población o a un sector de la producción, es un tema totalizador que compromete a todos los poros de la sociedad”, finalizó.

El experto en biofertilización y director de Biofábrica Siglo XXI, Marcel Morales Ibarra, informó que la dependencia del fertilizante químico y su precio en constante ascenso compromete la capacidad de producción de los alimentos, que se vería seriamente disminuida en el corto y mediano plazo, tanto en su disponibilidad como en el incremento de su costo.

➡️ Recibe las noticias más relevantes de Chihuahua, Juárez y Parral directo a tu correo electrónico. ¡Suscríbete a nuestro Newsletter!

En ese sentido, México ha alcanzado niveles históricos en el precio de los fertilizantes, tomando como ejemplo, el amoniaco anhídrido, que a principio de año tenía un precio del orden de 8 mil pesos por tonelada, hoy está en 18 mil pesos; la urea paso del orden de 7 mil pesos a más de 14 mil; el sulfato de amonio, le cuesta al productor el triple al venderse en 17 mil pesos.

La situación afecta a los productores agrícolas, además de que impacta directamente en los precios de los alimentos de nuestra dieta diaria.

De acuerdo con la Alianza Nacional de Pequeños Comerciantes, quien realiza un monitoreo mensual de precios de productos de la canasta básica, de la segunda mitad de septiembre a la fecha, el precio de algunas verduras como la cebolla, la papa y el jitomate se ha incrementado entre 30% y 60%. Otros productos que no faltan en la alimentación diaria del mexicano y que siguen al alza son el frijol, que tuvo un aumento de 16.67%, así como el arroz, que subió 20%. En general, el incremento en el índice de precios de la canasta básica pasó de 6.7 por ciento en septiembre a 8 por ciento anual en la primera quincena de octubre pasado, reveló el monitoreo del Grupo Consultor de Mercados Agrícolas.

El especialista en biofertilización, Marcel Morales, reflexionó que este escenario y ante las alertas rojas sobre cambio climático y las altas emisiones contaminantes de gases de efecto invernadero que los especialistas en el mundo están haciendo en la COP-26, incluido el compromiso de más de un centenar de países, -al que se sumó México de última hora- por detener y revertir la degradación de suelos, es necesario dar un giro de 180 grados a la política que se está aplicando con los programas de fertilización química y abrir el pensamiento a las soluciones más ecológicas que desde hace años expertos están planteando.

“Hay que decirlo, y decirlo fuerte, el programa de fertilización que demanda el país, y el conjunto del planeta, no es el de andar regalando fertilizantes químicos, aun cuando este regalo se destine a pequeños productores, como los programas gubernamentales que se hacían hace 50 años, cuando había que difundir su uso, como una importante innovación tecnológica. No, el programa de fertilización que se requiere es precisamente impulsar alternativas al uso de estos fertilizantes que se regalan y que ya han causado un gran daño al ambiente y en especial a los suelos; alternativas que desde hace décadas existen y han demostrado en el país y en el mundo su efectividad económica, productiva y ecológica”, explicó.

Morales Ibarra aclaró que no se trata de satanizar a los fertilizantes, sino de hacer un uso racional y responsable de ellos, ya que solo con su disminución en combinación con biofertilizantes se puede reducir el impacto ecológico y generar beneficios económicos, socioambientales y contribuir a recuperar los suelos.

Destacó que con el uso de biofertilizantes, los resultados que se han obtenido en el campo son contundentes: es posible reducir la fertilización química del 30 hasta 70% sin demérito de la producción, incluso registrando incremento de rendimientos que van del 10 al 40%, lo que se traduce en mayor productividad y, a su vez, significa incrementos en la rentabilidad para el productor.

Además, mediante la combinación del fertilizante químico con los biofertilizantes, se logra un incremento significativo del nivel de eficiencia de los primeros, duplicando o hasta triplicando su utilización por la planta, pasando del 20-30% hasta en 80-100% de aprovechamiento del fertilizante aplicado.

Los efectos ecológicos también son positivos, porque las mejoras se registran desde el primer ciclo productivo, con efectos acumulativos importantes en las condiciones físicas, químicas y biológicas del suelo, multiplicando la diversidad y cantidad de los microorganismos benéficos.

“Esta característica da a los suelos una capacidad de importancia de primer orden frente al problema del cambio climático, ya que la recuperación de la vida microbiana permite a éstos incrementar su capacidad de secuestrar dióxido de carbono de la atmósfera e incluirlo como insumo productivo. El uso de los biofertilizantes permite disminuir las emisiones del CO2, no solo por la disminución de la fertilización química, sino que además disminuye el ya acumulado en la atmósfera”, subrayó Marcel Morales. Así mismo, el experto considera que, “transformar el actual modelo de producción agrícola es urgente y es una responsabilidad del Estado; no es un tema sectorizado, que compete a un sector de la población o a un sector de la producción, es un tema totalizador que compromete a todos los poros de la sociedad”, finalizó.

Chihuahua

Inicia caminata de maestros en la Ciudad Deportiva

El evento fue para invitar a todos los maestros federales y estatales por el día conmemorativo del magisterio

Chihuahua

Reportan pésimo estado de zonas del Palomar

Esta zona frente a la Clínica 33 fue remodelada hace tiempo

Parral

Muere mujer tras aventarse de tractocamión en movimiento

Accidente en la carretera Jiménez - Torreón; aún no ha sido identificada

Futbol

Diablos Rojos del Toluca y Bayer 04 Leverkusen hicieron vibrar el Nemesio Diez

Cerca de 30 mil aficionados fueron testigos de este evento histórico para el futbol mexicano cuyo marcador favoreció al cuadro mexiquense

Mundo

Masacre en El Salvador fue venganza; Bukele rompió pacto con Maras

Líderes de la pandilla MS-13, confesaron al sitio web El Faro, haber pactado con Bukele pero que este incumplió con lo prometido en el acuerdo

Cuauhtémoc

Al menos tres muertos durante presunto enfrentamiento armado en Carichí

Versiones señalan que un nutrido grupo de sujetos armados arribó hasta el poblado antes citado, en donde realizaron disparos en contra de la comandancia

Justicia

Liberan a detenido por asesinato de periodistas en Veracruz; era homónimo

La Fiscalía liberó al sospechoso luego de que se aclarará que era un caso de homonimia