/ viernes 1 de julio de 2022

¿Por qué hay que criticar al presidente?

Por Francisco Navarro Pastrana

Esta semana hubo una polémica por la fotografía que apareció del Presidente vestido de beisbolista acompañado de su hijo. El Presidente reclamó a todos aquellos que se mofaron del aspecto de su hijo. En este punto tiene toda la razón. Las burlas que se hicieron son inaceptables y no se deben tolerar ni justificar bajo ninguna circunstancia.

Al Presidente hay que criticarlo por todo lo que está dejando de hacer, por su soberbia, por su improvisación a la hora de gobernar, por sus caprichos, por su cerrazón, por su terquedad o por su incapacidad para reconocer el fracaso de su gobierno. Eso es lo que la oposición debe llevar al debate público: las fallas de su administración, los yerros, no el aspecto físico de sus familiares.

En este sentido, aprovecho el espacio para centrar el debate en lo que nos debe importar. Podemos comenzar por seguridad, por ejemplo: tratándose de muertes violentas en lo que va de gobierno se han registrado 121,655 homicidios dolosos y feminicidios, con lo que ya se superaron las 120,463 muertes violentas del sexenio de Calderón. Para rebasar las muertes registradas en el sexenio de Peña Nieto le faltan poco más de 34,000 que, de acuerdo a especialistas como Víctor Hernández, coordinador del diplomado en Seguridad Nacional y Gestión del Riesgo de la Ibero Puebla, los más de 150,000 homicidios dolosos del sexenio peñanietista se van a alcanzar y a rebasar.

La estrategia de seguridad falló y ante ese hecho, la soberbia y cerrazón como respuesta; incluso la frivolidad o la ligereza: yo tengo otros datos. Con eso se defiende y defiende su estrategia para ¿combatir? el crimen organizado.

En materia de economía estamos ante la mayor inflación registrada en los últimos 21 años. Efectivamente la inflación es un fenómeno mundial, pero en México se ha salido de control por la falta de inversión que está atravesando el país. 7.88% de inflación y, para atajar esos niveles, se vuelve indispensable cambiar la estrategia y la visión de las cosas pues la inversión se ha desplomado de representar el 22% del PIB a 18%.

Para el economista Mario Correa la causa de la caída de la inversión en México se debe a la falta de Estado de derecho y las decisiones extraviadas que se han tomado en las políticas públicas. El principal problema o la mayor preocupación para los analistas y expertos es la falta de inversión en México, además, sin duda, es un factor que también ha limitado el crecimiento de la economía y ante esa evidencia contundente, clara, demostrada, no hay cambio, sólo la terquedad o el capricho como respuesta.

Tratándose de sus obras emblemáticas, está el fracaso del Aeropuerto Felipe Ángeles. Hace un mes el AIFA registró, en promedio, 12.3 operaciones diarias. Esta cifra ubica al nuevo aeropuerto en la posición 37 de la lista de aeropuertos con mayor tráfico aéreo de nuestro país, empatado con Zacatecas y ligeramente por encima de Tapachula (12.1) y Ciudad Obregón (11.3), datos de Sebastián Garrido de Sierra, profesor asociado en el CIDE, adscrito a la División de Estudios Políticos y el Laboratorio Nacional de Políticas Públicas. Es lamentable.

Y en salud está el hecho vergonzoso y doloroso del desabasto de medicamentos que a quien más ha golpeado es a los niños que están en tratamiento oncológico o el manejo de la pandemia que ha sido desastroso: es el quinto país con más muertes por este virus.

Hay pues muchos temas que llevar al debate público. El aspecto físico del hijo del Presidente no es uno de ellos. Al Presidente hay que exigirle y reclamarle por todo lo que está haciendo mal y por todo lo que está dejando de hacer, y hay que seguirlo haciendo aunque no escuche y no atienda. Esa crítica es también un llamado a la acción y a la unidad: hay que unirnos para derrotarlo, hay que sumarnos para evitar el retroceso en el que ya estamos inmersos, por eso, aunque él no escuche, hay que seguir criticando y señalando, porque cientos y miles de mexicanos y mexicanas, sí nos están escuchando.

Presidente del Comité Directivo Municipal del PAN.


Por Francisco Navarro Pastrana

Esta semana hubo una polémica por la fotografía que apareció del Presidente vestido de beisbolista acompañado de su hijo. El Presidente reclamó a todos aquellos que se mofaron del aspecto de su hijo. En este punto tiene toda la razón. Las burlas que se hicieron son inaceptables y no se deben tolerar ni justificar bajo ninguna circunstancia.

Al Presidente hay que criticarlo por todo lo que está dejando de hacer, por su soberbia, por su improvisación a la hora de gobernar, por sus caprichos, por su cerrazón, por su terquedad o por su incapacidad para reconocer el fracaso de su gobierno. Eso es lo que la oposición debe llevar al debate público: las fallas de su administración, los yerros, no el aspecto físico de sus familiares.

En este sentido, aprovecho el espacio para centrar el debate en lo que nos debe importar. Podemos comenzar por seguridad, por ejemplo: tratándose de muertes violentas en lo que va de gobierno se han registrado 121,655 homicidios dolosos y feminicidios, con lo que ya se superaron las 120,463 muertes violentas del sexenio de Calderón. Para rebasar las muertes registradas en el sexenio de Peña Nieto le faltan poco más de 34,000 que, de acuerdo a especialistas como Víctor Hernández, coordinador del diplomado en Seguridad Nacional y Gestión del Riesgo de la Ibero Puebla, los más de 150,000 homicidios dolosos del sexenio peñanietista se van a alcanzar y a rebasar.

La estrategia de seguridad falló y ante ese hecho, la soberbia y cerrazón como respuesta; incluso la frivolidad o la ligereza: yo tengo otros datos. Con eso se defiende y defiende su estrategia para ¿combatir? el crimen organizado.

En materia de economía estamos ante la mayor inflación registrada en los últimos 21 años. Efectivamente la inflación es un fenómeno mundial, pero en México se ha salido de control por la falta de inversión que está atravesando el país. 7.88% de inflación y, para atajar esos niveles, se vuelve indispensable cambiar la estrategia y la visión de las cosas pues la inversión se ha desplomado de representar el 22% del PIB a 18%.

Para el economista Mario Correa la causa de la caída de la inversión en México se debe a la falta de Estado de derecho y las decisiones extraviadas que se han tomado en las políticas públicas. El principal problema o la mayor preocupación para los analistas y expertos es la falta de inversión en México, además, sin duda, es un factor que también ha limitado el crecimiento de la economía y ante esa evidencia contundente, clara, demostrada, no hay cambio, sólo la terquedad o el capricho como respuesta.

Tratándose de sus obras emblemáticas, está el fracaso del Aeropuerto Felipe Ángeles. Hace un mes el AIFA registró, en promedio, 12.3 operaciones diarias. Esta cifra ubica al nuevo aeropuerto en la posición 37 de la lista de aeropuertos con mayor tráfico aéreo de nuestro país, empatado con Zacatecas y ligeramente por encima de Tapachula (12.1) y Ciudad Obregón (11.3), datos de Sebastián Garrido de Sierra, profesor asociado en el CIDE, adscrito a la División de Estudios Políticos y el Laboratorio Nacional de Políticas Públicas. Es lamentable.

Y en salud está el hecho vergonzoso y doloroso del desabasto de medicamentos que a quien más ha golpeado es a los niños que están en tratamiento oncológico o el manejo de la pandemia que ha sido desastroso: es el quinto país con más muertes por este virus.

Hay pues muchos temas que llevar al debate público. El aspecto físico del hijo del Presidente no es uno de ellos. Al Presidente hay que exigirle y reclamarle por todo lo que está haciendo mal y por todo lo que está dejando de hacer, y hay que seguirlo haciendo aunque no escuche y no atienda. Esa crítica es también un llamado a la acción y a la unidad: hay que unirnos para derrotarlo, hay que sumarnos para evitar el retroceso en el que ya estamos inmersos, por eso, aunque él no escuche, hay que seguir criticando y señalando, porque cientos y miles de mexicanos y mexicanas, sí nos están escuchando.

Presidente del Comité Directivo Municipal del PAN.