/ jueves 15 de febrero de 2018

Empoderamiento ciudadano

“Nada es más poderoso que una idea cuyo tiempo y madurez llegó”. Víctor Hugo.

 

Estas últimas semanas he tenido la oportunidad de impartir conferencias en algunas universidades de Chihuahua. “México, el país donde no pasa nada”, así nombramos la conferencia en alusión a que hay un elemento importante, pero detenido en el espacio público, ese espacio donde todos los días pasa algún acto de corrupción, desapariciones forzadas, feminicidios, entre otros, pero donde la ciudadanía está ausente.

 

La conferencia que he estado llevando a través de la Asociación Civil LIBRE, de la cual formo parte, se ha llevado a cabo en Ciudad de México, Coahuila, Nayarit, Estado de México y ahora también aquí en Chihuahua. La propuesta que tenemos es cambiar la forma en que se participa en el país, empoderar a los jóvenes que están indignados y enojados por la forma en que se conduce en el país, pero que no saben cómo.

Los esfuerzos de participación en este país son loables todos y suman, pero lo cierto es que aún existe una deficiente organización, hace falta conectar a aquellos que quieren hacer algo por su metro cuadrado, es decir, por su colonia, su barrio, con aquellos que saben cómo hacerlo, con expertos. Eso tratamos de hacer en LIBRE, ser el puente y en enlace, coadyuvar a que la ciudadanía verdaderamente se empodere, que se organice, que haga, que resuelva. Que pasen de la indignación a la acción.

Que sepan que con pequeñas acciones se pueden lograr grandes cambios, pero claro, con trabajo, con organización, con ganas de cambiar el rumbo del país. Que no se busque un líder fuera, en los gobiernos, en los candidatos, que se reconozca al líder que cada persona puede ser.

Hoy tenemos que reconocer que no es suficiente ser revolucionario de Facebook o “haters” de Twitter. El valor y las acciones se necesitan ahora, reconociendo una corresponsabilidad ciudadana. Somos parte de muchos problemas que suceden diariamente, por lo tanto, somos parte de la solución.

No se puede esperar cambios profundos y satisfactorios de gobiernos, los cuales van y vienen, hoy se debe apostar a los ciudadanos de a pie, a la ciudadanía, única capaz de generar esos cambios que se están necesitando desde hace tiempo en este país.

 

lilia.aguilargil.2015@gmail.com

 

“Nada es más poderoso que una idea cuyo tiempo y madurez llegó”. Víctor Hugo.

 

Estas últimas semanas he tenido la oportunidad de impartir conferencias en algunas universidades de Chihuahua. “México, el país donde no pasa nada”, así nombramos la conferencia en alusión a que hay un elemento importante, pero detenido en el espacio público, ese espacio donde todos los días pasa algún acto de corrupción, desapariciones forzadas, feminicidios, entre otros, pero donde la ciudadanía está ausente.

 

La conferencia que he estado llevando a través de la Asociación Civil LIBRE, de la cual formo parte, se ha llevado a cabo en Ciudad de México, Coahuila, Nayarit, Estado de México y ahora también aquí en Chihuahua. La propuesta que tenemos es cambiar la forma en que se participa en el país, empoderar a los jóvenes que están indignados y enojados por la forma en que se conduce en el país, pero que no saben cómo.

Los esfuerzos de participación en este país son loables todos y suman, pero lo cierto es que aún existe una deficiente organización, hace falta conectar a aquellos que quieren hacer algo por su metro cuadrado, es decir, por su colonia, su barrio, con aquellos que saben cómo hacerlo, con expertos. Eso tratamos de hacer en LIBRE, ser el puente y en enlace, coadyuvar a que la ciudadanía verdaderamente se empodere, que se organice, que haga, que resuelva. Que pasen de la indignación a la acción.

Que sepan que con pequeñas acciones se pueden lograr grandes cambios, pero claro, con trabajo, con organización, con ganas de cambiar el rumbo del país. Que no se busque un líder fuera, en los gobiernos, en los candidatos, que se reconozca al líder que cada persona puede ser.

Hoy tenemos que reconocer que no es suficiente ser revolucionario de Facebook o “haters” de Twitter. El valor y las acciones se necesitan ahora, reconociendo una corresponsabilidad ciudadana. Somos parte de muchos problemas que suceden diariamente, por lo tanto, somos parte de la solución.

No se puede esperar cambios profundos y satisfactorios de gobiernos, los cuales van y vienen, hoy se debe apostar a los ciudadanos de a pie, a la ciudadanía, única capaz de generar esos cambios que se están necesitando desde hace tiempo en este país.

 

lilia.aguilargil.2015@gmail.com

 

jueves 15 de febrero de 2018

Empoderamiento ciudadano

jueves 08 de febrero de 2018

Y después de todo, ¿qué sigue?

jueves 25 de enero de 2018

La Caravana mediática

jueves 11 de enero de 2018

Ojalá sea contagioso

jueves 21 de diciembre de 2017

De vuelta al 2006

jueves 14 de diciembre de 2017

Presupuesto electorero

viernes 17 de noviembre de 2017

Cuando el feminicidio se vuelve costumbre

viernes 10 de noviembre de 2017

Inseguridad “imaginaria”

viernes 03 de noviembre de 2017

Campaña ganadora, gobierno perdedor

Cargar Más