/ miércoles 13 de marzo de 2019

Cien días: El beneficio de la duda

“La tradición de evaluar el mandato de un gobierno luego de tres meses en funciones lo inauguró el presidente de EU Franklin Delano Roosevelt, en 1933”.

Desde entonces se ha convertido en una "práctica" adoptada en casi todo Occidente. El lunes, el presidente Andrés López Obrador cumplió con el rito al cual le imprimió la “grandilocuencia” de “Informe presidencial”.

Se explica porque el mexicano considera que la 4T es tan radical como la que impuso Roosevelt en EU, salvo que el estadunidense lo hizo para salir de la crisis económica del 29 y prepararse para la guerra que estallaría en 1939.

Además, la respuesta a la convocatoria “Actuar y actuar ahora”, le permitió a Roosevelt, aprobar 15 leyes importantes y poner en marcha el llamado New Deal (Nuevo Acuerdo), que le permitió invertir una enorme cantidad de dinero en infraestructura y crear puestos de trabajo y acabar con el desempleo.

También puso fin a la Ley Seca, que había provocado crecimiento desproporcionado del crimen organizado (la mafia) y generado un ambiente de violencia incontrolable.

En contrario, AMLO ha invertido en apoyos directos a 22 millones de personas…, una ayuda necesaria para muchos, pero que no alcanzan para mover la economía (sólo en consumo básico).

En el ámbito de las inversiones…, desde la cancelación del aeropuerto en Texcoco, no ha habido ninguna destacada. Los proyectos alternos no tienen un significado importante en la infraestructura nacional:

Así sea el Tren Maya que los inversionistas no ven con entusiasmo, o la refinería de Dos Bocas que costará el doble y se duplicará el tiempo en construirla.

Los proyectos aéreos de Santa Lucía, Toluca y la ampliación del actual aeropuerto no tienen ninguna viabilidad para aumentar la capacidad aérea del país.

El regresar a la autosuficiencia energética proporcionada por la CFE es un gran fracaso anunciado, tanto que ya han comenzado los apagones de electricidad en distintas zonas del país.

Cierto, AMLO ha hecho bastante: cancelar la obra del aeropuerto, dejar sin gasolina a medio país, cerrar las estancias infantiles, cerrar Los Pinos, “desaparecer” al Estado Mayor Presidencial. Y todo se le aplaude. El hartazgo con la clase política es tal que lo que sea en su contra es bien visto.

El Wilson Center, a través del Mexico Institute, en el artículo “AMLO 100 Days”, destaca la labor de AMLO por “centralizar el poder y crear una presidencia todopoderosa”. Señala que López Obrador ha hecho acciones para afianzar la idea de que su llegada significa un cambio “profundo y radical”.

Sus prácticas tienden a centralizar el poder y “recrear una presidencia todopoderosa (imperial). Pruebas: la arrasadora mayoría de Morena en ambas cámaras del congreso. El recorte presupuestario a organismos autónomos y administraciones estatales, la propuesta de gente cercana a su círculo para la Suprema Corte de Justicia de la Nación, la creación de programas sociales para aumentar su electorado de cara al 2021.

Ante ese panorama el Mexic Institut señala que hacia López Obrador sólo existen tres figuras de contrapeso: el mercado, los acuerdos internacionales como el T-MEC y la opinión pública.

En el análisis del Wilson Center los programas sociales no pueden ser tan generosos, pues ello “nunca compensará la necesidad de creación de empleo, lo que sólo ocurrirá si los inversionistas invierten”.

En cuanto a la oposición indica que falta por ver si ésta puede unirse en torno a una narrativa común, pues “hasta ahora, una narrativa efectiva de oposición y un líder potencial no están a la vista”.

“Lo que se puede atestiguar es que sí hay cosas que están de regreso y que son de un país de hace cuarenta años”.

“La tradición de evaluar el mandato de un gobierno luego de tres meses en funciones lo inauguró el presidente de EU Franklin Delano Roosevelt, en 1933”.

Desde entonces se ha convertido en una "práctica" adoptada en casi todo Occidente. El lunes, el presidente Andrés López Obrador cumplió con el rito al cual le imprimió la “grandilocuencia” de “Informe presidencial”.

Se explica porque el mexicano considera que la 4T es tan radical como la que impuso Roosevelt en EU, salvo que el estadunidense lo hizo para salir de la crisis económica del 29 y prepararse para la guerra que estallaría en 1939.

Además, la respuesta a la convocatoria “Actuar y actuar ahora”, le permitió a Roosevelt, aprobar 15 leyes importantes y poner en marcha el llamado New Deal (Nuevo Acuerdo), que le permitió invertir una enorme cantidad de dinero en infraestructura y crear puestos de trabajo y acabar con el desempleo.

También puso fin a la Ley Seca, que había provocado crecimiento desproporcionado del crimen organizado (la mafia) y generado un ambiente de violencia incontrolable.

En contrario, AMLO ha invertido en apoyos directos a 22 millones de personas…, una ayuda necesaria para muchos, pero que no alcanzan para mover la economía (sólo en consumo básico).

En el ámbito de las inversiones…, desde la cancelación del aeropuerto en Texcoco, no ha habido ninguna destacada. Los proyectos alternos no tienen un significado importante en la infraestructura nacional:

Así sea el Tren Maya que los inversionistas no ven con entusiasmo, o la refinería de Dos Bocas que costará el doble y se duplicará el tiempo en construirla.

Los proyectos aéreos de Santa Lucía, Toluca y la ampliación del actual aeropuerto no tienen ninguna viabilidad para aumentar la capacidad aérea del país.

El regresar a la autosuficiencia energética proporcionada por la CFE es un gran fracaso anunciado, tanto que ya han comenzado los apagones de electricidad en distintas zonas del país.

Cierto, AMLO ha hecho bastante: cancelar la obra del aeropuerto, dejar sin gasolina a medio país, cerrar las estancias infantiles, cerrar Los Pinos, “desaparecer” al Estado Mayor Presidencial. Y todo se le aplaude. El hartazgo con la clase política es tal que lo que sea en su contra es bien visto.

El Wilson Center, a través del Mexico Institute, en el artículo “AMLO 100 Days”, destaca la labor de AMLO por “centralizar el poder y crear una presidencia todopoderosa”. Señala que López Obrador ha hecho acciones para afianzar la idea de que su llegada significa un cambio “profundo y radical”.

Sus prácticas tienden a centralizar el poder y “recrear una presidencia todopoderosa (imperial). Pruebas: la arrasadora mayoría de Morena en ambas cámaras del congreso. El recorte presupuestario a organismos autónomos y administraciones estatales, la propuesta de gente cercana a su círculo para la Suprema Corte de Justicia de la Nación, la creación de programas sociales para aumentar su electorado de cara al 2021.

Ante ese panorama el Mexic Institut señala que hacia López Obrador sólo existen tres figuras de contrapeso: el mercado, los acuerdos internacionales como el T-MEC y la opinión pública.

En el análisis del Wilson Center los programas sociales no pueden ser tan generosos, pues ello “nunca compensará la necesidad de creación de empleo, lo que sólo ocurrirá si los inversionistas invierten”.

En cuanto a la oposición indica que falta por ver si ésta puede unirse en torno a una narrativa común, pues “hasta ahora, una narrativa efectiva de oposición y un líder potencial no están a la vista”.

“Lo que se puede atestiguar es que sí hay cosas que están de regreso y que son de un país de hace cuarenta años”.

sábado 17 de agosto de 2019

Alternativa a la 4T (1)

miércoles 14 de agosto de 2019

Alternativa a la 4T (1)

miércoles 07 de agosto de 2019

Tregua, pero el tiempo se acaba

viernes 19 de julio de 2019

Tregua, pero el tiempo se acaba

jueves 11 de julio de 2019

El festejo del primero de julio

miércoles 10 de julio de 2019

El festejo del primero de julio

miércoles 26 de junio de 2019

AMLO: “El Primer Informe

miércoles 19 de junio de 2019

AMLO: Mejor candidato que gobernante

miércoles 05 de junio de 2019

Son los números

miércoles 15 de mayo de 2019

La 4T. De acto de fe, a uno de magia

Cargar Más