/ jueves 2 de enero de 2020

El Calendario Cristiano


Me parece que el calendario es necesario porque regula las acciones, las guerras, los inicios de los imperios, las realizaciones, la historia. Muchos de los reinados se empezaron contando las fechas desde el primer año del monarca. Los Papas, en sus documentos, anotan el número ordinal de su pontificado.

La palabra calendario viene de la palabra latina kalendas. La kalenda era el primer día de cada mes del calendario romano. Los primeros calendarios de la historia fueron lunares, tarde nacieron los calendarios solares. Todos los imperios de la historia del mundo tuvieron su propio calendario: sumerios, babilónicos, persas, egipcios, griegos, judíos. Cuando Cristo nació el calendario que regía era el romano, pero el calendario judío era lunar.

En el Concilio de Nicea, 325, primero que celebró la Iglesia, se tocó el calendario para fijar la fiesta más importante del cristianismo: La Pascua. Determinó que la Pascua Católica se celebrara en domingo, el domingo siguiente a la luna llena del Equinoccio de Verano.

El monje “Dionisio El Exiguo” tenía razón en estar disgustado porque se decía que se estaba celebrando el año 1282 de la fundación de Roma. Regía el calendario romano de Dioclesiano. Había sido éste un emperador perseguidor de la Iglesia de Cristo. Hacía ya 5 siglos que el mundo era cristiano, y seguían contándose los años con relación a la fundación de la Cd. de Roma. Dionisio era un erudito, había sido superior de su convento. Era un astrólogo. Era un personaje de la curia pontificia. Por eso habló con los Papas. Se debía de empezar una nueva manera de contar los años. Uno de los Papas le dijo que indagara cuál era la fecha del nacimiento de Jesús en Belén. Estudió el asunto. Llegó a la conclusión de que Cristo había nacido el año uno en el día 24 de diciembre. El Papa Bonifacio II (530-532) empezó a fechar sus documentos con el año 530, ya no con fechas del calendario juliano. Esos años hacía que Cristo había nacido. Así empezó la Era Cristiana. Poquito a poco se fueron anotando las fechas del nuevo calendario. Se fueron traduciendo las fechas que se tenían con las fechas de la fundación de Roma. Continuó el mismo calendario romano. El calendario cristiano conservó los nombres de los días de la semana, los nombres de los meses, la duración de año en 366 días.

El mundo se fue cultivando. Se empezó utilizando el número “cero”, nacieron las ciencias, la Astronomía llegó a ser una ciencia. Se profundizó en la filosofía escolástica, en la ciencia de la Teología. Y el Papa Gregorio XIII, 1572-1585, con sus consejeros, advirtió que el calendario romano cada vez estaba más alejado del año solar. Había un retraso de 10 días con la colocación de los astros. Dictó una reforma del calendario juliano, el 5 de octubre de 1582. A este calendario se la ha dado el nombre de Calendario Gregoriano. Desapareció 10 días del calendario. Por eso Santa Teresa de Ávila que murió el día 5 de octubre y fue enterrada al siguiente día, su sepelio se realizó el 15 de octubre; por eso su fiesta se realiza en la liturgia el 15 de octubre. Dictó varias otras modificaciones. No todas las naciones aceptaron la reforma gregoriana. Especialmente la rechazaron los países protestantes. Los cambios fueron aceptados inmediatamente por: Italia, España y Portugal. Después los aceptó Alemania, Suiza. En 1586 los aceptaron Polonia, Hungría, Prusia. Inglaterra los aceptó en 1752. El calendario es el que hoy rige a los países del mundo.

El Concilio Vaticano II, 1962-1965, se ha referido otra vez a la Pascua. Dice que no se opone a que la Pascua se fije en un domingo fechado de un mes, no con relación al Equinoccio Astral.

En 2010 estamos celebrando el cumplimiento 2010 del nacimiento de Cristo; el cumpleaños se cumplirá el 25 de diciembre. Feliz año 2020.


Me parece que el calendario es necesario porque regula las acciones, las guerras, los inicios de los imperios, las realizaciones, la historia. Muchos de los reinados se empezaron contando las fechas desde el primer año del monarca. Los Papas, en sus documentos, anotan el número ordinal de su pontificado.

La palabra calendario viene de la palabra latina kalendas. La kalenda era el primer día de cada mes del calendario romano. Los primeros calendarios de la historia fueron lunares, tarde nacieron los calendarios solares. Todos los imperios de la historia del mundo tuvieron su propio calendario: sumerios, babilónicos, persas, egipcios, griegos, judíos. Cuando Cristo nació el calendario que regía era el romano, pero el calendario judío era lunar.

En el Concilio de Nicea, 325, primero que celebró la Iglesia, se tocó el calendario para fijar la fiesta más importante del cristianismo: La Pascua. Determinó que la Pascua Católica se celebrara en domingo, el domingo siguiente a la luna llena del Equinoccio de Verano.

El monje “Dionisio El Exiguo” tenía razón en estar disgustado porque se decía que se estaba celebrando el año 1282 de la fundación de Roma. Regía el calendario romano de Dioclesiano. Había sido éste un emperador perseguidor de la Iglesia de Cristo. Hacía ya 5 siglos que el mundo era cristiano, y seguían contándose los años con relación a la fundación de la Cd. de Roma. Dionisio era un erudito, había sido superior de su convento. Era un astrólogo. Era un personaje de la curia pontificia. Por eso habló con los Papas. Se debía de empezar una nueva manera de contar los años. Uno de los Papas le dijo que indagara cuál era la fecha del nacimiento de Jesús en Belén. Estudió el asunto. Llegó a la conclusión de que Cristo había nacido el año uno en el día 24 de diciembre. El Papa Bonifacio II (530-532) empezó a fechar sus documentos con el año 530, ya no con fechas del calendario juliano. Esos años hacía que Cristo había nacido. Así empezó la Era Cristiana. Poquito a poco se fueron anotando las fechas del nuevo calendario. Se fueron traduciendo las fechas que se tenían con las fechas de la fundación de Roma. Continuó el mismo calendario romano. El calendario cristiano conservó los nombres de los días de la semana, los nombres de los meses, la duración de año en 366 días.

El mundo se fue cultivando. Se empezó utilizando el número “cero”, nacieron las ciencias, la Astronomía llegó a ser una ciencia. Se profundizó en la filosofía escolástica, en la ciencia de la Teología. Y el Papa Gregorio XIII, 1572-1585, con sus consejeros, advirtió que el calendario romano cada vez estaba más alejado del año solar. Había un retraso de 10 días con la colocación de los astros. Dictó una reforma del calendario juliano, el 5 de octubre de 1582. A este calendario se la ha dado el nombre de Calendario Gregoriano. Desapareció 10 días del calendario. Por eso Santa Teresa de Ávila que murió el día 5 de octubre y fue enterrada al siguiente día, su sepelio se realizó el 15 de octubre; por eso su fiesta se realiza en la liturgia el 15 de octubre. Dictó varias otras modificaciones. No todas las naciones aceptaron la reforma gregoriana. Especialmente la rechazaron los países protestantes. Los cambios fueron aceptados inmediatamente por: Italia, España y Portugal. Después los aceptó Alemania, Suiza. En 1586 los aceptaron Polonia, Hungría, Prusia. Inglaterra los aceptó en 1752. El calendario es el que hoy rige a los países del mundo.

El Concilio Vaticano II, 1962-1965, se ha referido otra vez a la Pascua. Dice que no se opone a que la Pascua se fije en un domingo fechado de un mes, no con relación al Equinoccio Astral.

En 2010 estamos celebrando el cumplimiento 2010 del nacimiento de Cristo; el cumpleaños se cumplirá el 25 de diciembre. Feliz año 2020.

sábado 25 de enero de 2020

Mensaje especialmente para ti

miércoles 22 de enero de 2020

Un muchachito mata a su maestra

jueves 02 de enero de 2020

El Calendario Cristiano

viernes 27 de diciembre de 2019

La amenaza del divorcio

domingo 22 de diciembre de 2019

Homilías del Papa Francisco

viernes 13 de diciembre de 2019

Editorialista de El Heraldo

miércoles 11 de diciembre de 2019

Los laicos tienen un patrono

viernes 29 de noviembre de 2019

La formación del laicado

viernes 15 de noviembre de 2019

Chihuahuenses distinguidos

sábado 09 de noviembre de 2019

Mensaje a los católicos

Cargar Más