/ martes 20 de agosto de 2019

El mundo ha cambiado

Después de la Segunda Guerra Mundial el mundo, poco a poco primero y aceleradamente después, comenzó a cambiar. La modificación geográfica de algunos países, la unión de otros en la búsqueda de la paz y el desarrollo, las rebeliones y revoluciones en otros más; acontecimientos como la carrera espacial, la Guerra Fría, la caída del muro de Berlín, la guerra de Vietnam, las guerras civiles en Centroamérica y en Oriente Medio, la carrera armamentista, los refugiados y la migración, entre otros acontecimientos, han marcado las relaciones internacionales.

A lo anterior se suma el desarrollo de la revolución industrial, los avances de la medicina y la ciencia, la expansión del narcotráfico, una mayor presencia de los medios de comunicación en la sociedad, la revolución tecnológica, la tendencia a la participación de los ciudadanos en las esferas políticas y gubernamentales.

Y en el campo de las costumbres y las relaciones humanas: una mayor libertad de pensamiento –cuando menos en Occidente-, una revolución “moral” que ha desvirtuado valores tradicionales, una apertura a conductas que antes se consideraban atentatorias a instituciones como el matrimonio y la familia, un alejamiento de las religiones tradicionales y el surgimiento de grupos y sectas supuestamente religiosos pero con objetivos poco claros, una liberación sexual con consecuencias negativas en muchos casos, un aumento de divorcios y separaciones matrimoniales, así como de relaciones con hijos no deseados, uniones de hecho y amor libre, y un largo etcétera.

El mundo para quienes frisan algunas décadas ya es otro, y para enfrentar todo aquello que incide de manera negativa en las relaciones humanas, o atenta contra la dignidad humana y los valores universales que han dado base a la civilización en Occidente y no poco a otras culturas, se necesita hacerlo con elementos acordes a la realidad actual.

En Canadá y Estados Unidos se cierran templos y se destinan a museos; Europa se vuelve más atea y no creyente; se persigue a los cristianos en África y los países musulmanes; en América Latina avanzan las sectas y la promoción de “nuevos modelos familiares”, así como los atentados contra la vida; en África las esperanzas de desarrollo se ven cada vez más lejanas; Asia crece económicamente, pero la secularización aumenta. De cara a todo ello, ¿qué hacen los cristianos?

El Papa Juan Pablo II ya nos instaba, al comenzar el tercer milenio, a emprender una nueva evangelización, nueva en su expresión, en sus métodos y en su ardor.

No es posible mantenerse en el plano doctrinal únicamente, hace falta más que nada el testimonio de Jesucristo manifestado en el amor a Dios y a los demás, de modo concreto, no sólo de palabras sino de hechos. ¿Lo ven?


Después de la Segunda Guerra Mundial el mundo, poco a poco primero y aceleradamente después, comenzó a cambiar. La modificación geográfica de algunos países, la unión de otros en la búsqueda de la paz y el desarrollo, las rebeliones y revoluciones en otros más; acontecimientos como la carrera espacial, la Guerra Fría, la caída del muro de Berlín, la guerra de Vietnam, las guerras civiles en Centroamérica y en Oriente Medio, la carrera armamentista, los refugiados y la migración, entre otros acontecimientos, han marcado las relaciones internacionales.

A lo anterior se suma el desarrollo de la revolución industrial, los avances de la medicina y la ciencia, la expansión del narcotráfico, una mayor presencia de los medios de comunicación en la sociedad, la revolución tecnológica, la tendencia a la participación de los ciudadanos en las esferas políticas y gubernamentales.

Y en el campo de las costumbres y las relaciones humanas: una mayor libertad de pensamiento –cuando menos en Occidente-, una revolución “moral” que ha desvirtuado valores tradicionales, una apertura a conductas que antes se consideraban atentatorias a instituciones como el matrimonio y la familia, un alejamiento de las religiones tradicionales y el surgimiento de grupos y sectas supuestamente religiosos pero con objetivos poco claros, una liberación sexual con consecuencias negativas en muchos casos, un aumento de divorcios y separaciones matrimoniales, así como de relaciones con hijos no deseados, uniones de hecho y amor libre, y un largo etcétera.

El mundo para quienes frisan algunas décadas ya es otro, y para enfrentar todo aquello que incide de manera negativa en las relaciones humanas, o atenta contra la dignidad humana y los valores universales que han dado base a la civilización en Occidente y no poco a otras culturas, se necesita hacerlo con elementos acordes a la realidad actual.

En Canadá y Estados Unidos se cierran templos y se destinan a museos; Europa se vuelve más atea y no creyente; se persigue a los cristianos en África y los países musulmanes; en América Latina avanzan las sectas y la promoción de “nuevos modelos familiares”, así como los atentados contra la vida; en África las esperanzas de desarrollo se ven cada vez más lejanas; Asia crece económicamente, pero la secularización aumenta. De cara a todo ello, ¿qué hacen los cristianos?

El Papa Juan Pablo II ya nos instaba, al comenzar el tercer milenio, a emprender una nueva evangelización, nueva en su expresión, en sus métodos y en su ardor.

No es posible mantenerse en el plano doctrinal únicamente, hace falta más que nada el testimonio de Jesucristo manifestado en el amor a Dios y a los demás, de modo concreto, no sólo de palabras sino de hechos. ¿Lo ven?


martes 15 de octubre de 2019

Lo legal y lo ético

martes 08 de octubre de 2019

La dignidad humana

martes 01 de octubre de 2019

Salirse por peteneras

martes 24 de septiembre de 2019

¿Qué ha pasado con el pecado?

martes 17 de septiembre de 2019

Así es la vida

martes 10 de septiembre de 2019

Intestados

martes 03 de septiembre de 2019

Acentos

martes 27 de agosto de 2019

Ser honestos

martes 20 de agosto de 2019

El mundo ha cambiado

martes 13 de agosto de 2019

Despedida

Cargar Más