/ martes 30 de junio de 2020

Entre lo privado y lo público

Muchas veces encontramos que acciones ejercidas por las personas en el ámbito privado trascienden al ámbito público; o bien, acciones realizadas públicamente afectan la vida privada de algunos. Expresamos tres casos. Hay más.

Uno – Alguien, generalmente un superior -madre de familia, jefe, directivo-, llama la atención o regaña a alguno en público, sea porque no hizo algo bien, realizó una travesura, erró en algún trabajo, manifestó algo inconveniente o por cualquier otra causa, justa o no. El afectado no pocas veces siente pena o vergüenza, o queda supeditado al escarnio o burla de los demás.

En estos casos quienes buscan corregir o enmendar una falta deben seguir la regla de oro: Señalar, corregir o manifestar al aludido esa falta o error en privado, nunca en público; y también agradecer o reconocer en público a quienes realizan algo bueno o edificante, no en privado, aunque a veces sea conveniente esto último.

Dos – El ser y el pensar de cada quien se manifiesta en privado y en público. A veces se pretende que determinadas ideas, sentimientos, ideales, pensamientos, posturas o expresiones de fe se sometan al ámbito privado, que no pasen al ámbito público porque -supuestamente-, pueden herir susceptibilidades o ser causa de conflictos o transgresiones. En el caso de la fe -y en otros también-, no es posible esconderla, ya que es parte del ser de la persona creyente. La fe se expresa y manifiesta en privado y en público; esto último sin ofensas, proselitismos, agresiones, discriminaciones o imposiciones, con respeto a las posturas ajenas. Simplemente la fe se muestra, y se demuestra en las acciones cotidianas, sin aspavientos.

Tres – En algunos programas televisivos o radiofónicos, en notas de prensa o por las redes sociales, se ventilan públicamente hechos que corresponden a la vida privada de las personas, aunque éstas sean artistas, “famosos”, políticos u hombres y mujeres que se mueven en el ámbito público. Algunos reporteros, periodistas o quienes laboran en los medios de comunicación se meten hasta la cocina y sacan a relucir, con tal de ganar la nota o servir a determinados intereses, hechos que por sí deben permanecer privados. Al sacar los trapitos al sol, no pocas veces injustamente se deteriora la fama o la imagen de los involucrados, y la cosa puede derivar en enfrentamientos, declaraciones, abatimientos o males mayores.

Hay actos de personas que, por el contrario, deben manifestarse públicamente ya que, aunque sean privados, no deben permanecer ocultos, toda vez que inciden en el ámbito público y ofenden al bien de la comunidad.

Entre lo público y lo privado lo importante es moverse entre la verdad y la justicia. ¿Lo ven?


Muchas veces encontramos que acciones ejercidas por las personas en el ámbito privado trascienden al ámbito público; o bien, acciones realizadas públicamente afectan la vida privada de algunos. Expresamos tres casos. Hay más.

Uno – Alguien, generalmente un superior -madre de familia, jefe, directivo-, llama la atención o regaña a alguno en público, sea porque no hizo algo bien, realizó una travesura, erró en algún trabajo, manifestó algo inconveniente o por cualquier otra causa, justa o no. El afectado no pocas veces siente pena o vergüenza, o queda supeditado al escarnio o burla de los demás.

En estos casos quienes buscan corregir o enmendar una falta deben seguir la regla de oro: Señalar, corregir o manifestar al aludido esa falta o error en privado, nunca en público; y también agradecer o reconocer en público a quienes realizan algo bueno o edificante, no en privado, aunque a veces sea conveniente esto último.

Dos – El ser y el pensar de cada quien se manifiesta en privado y en público. A veces se pretende que determinadas ideas, sentimientos, ideales, pensamientos, posturas o expresiones de fe se sometan al ámbito privado, que no pasen al ámbito público porque -supuestamente-, pueden herir susceptibilidades o ser causa de conflictos o transgresiones. En el caso de la fe -y en otros también-, no es posible esconderla, ya que es parte del ser de la persona creyente. La fe se expresa y manifiesta en privado y en público; esto último sin ofensas, proselitismos, agresiones, discriminaciones o imposiciones, con respeto a las posturas ajenas. Simplemente la fe se muestra, y se demuestra en las acciones cotidianas, sin aspavientos.

Tres – En algunos programas televisivos o radiofónicos, en notas de prensa o por las redes sociales, se ventilan públicamente hechos que corresponden a la vida privada de las personas, aunque éstas sean artistas, “famosos”, políticos u hombres y mujeres que se mueven en el ámbito público. Algunos reporteros, periodistas o quienes laboran en los medios de comunicación se meten hasta la cocina y sacan a relucir, con tal de ganar la nota o servir a determinados intereses, hechos que por sí deben permanecer privados. Al sacar los trapitos al sol, no pocas veces injustamente se deteriora la fama o la imagen de los involucrados, y la cosa puede derivar en enfrentamientos, declaraciones, abatimientos o males mayores.

Hay actos de personas que, por el contrario, deben manifestarse públicamente ya que, aunque sean privados, no deben permanecer ocultos, toda vez que inciden en el ámbito público y ofenden al bien de la comunidad.

Entre lo público y lo privado lo importante es moverse entre la verdad y la justicia. ¿Lo ven?


ÚLTIMASCOLUMNAS
martes 29 de diciembre de 2020

Tiempo de cambio

Raúl Sánchez Küchle

martes 01 de diciembre de 2020

El bien común

Raúl Sánchez Küchle

martes 17 de noviembre de 2020

No negociables

Hechos y criterios

Raúl Sánchez Küchle

martes 03 de noviembre de 2020

Tres preguntas

Hechos y criterios

Raúl Sánchez Küchle

martes 06 de octubre de 2020

¡Venganza!

Raúl Sánchez Küchle

martes 22 de septiembre de 2020

Anti-¿qué?

Hechos y criterios

Raúl Sánchez Küchle

martes 25 de agosto de 2020

Y que se sepa

Hechos y criterios

Raúl Sánchez Küchle

Cargar Más