/ sábado 4 de septiembre de 2021

Los recursos forestales del desierto chihuahuense


Por Óscar Estrada Muerrieta

El llamado desierto chihuahuense es un ecosistema que se distribuye ampliamente en los estados de Chihuahua, Coahuila, Durango, Zacatecas y San Luis Potosí en México, así como en parte del sur de Estados Unidos, en Texas, Nuevo México y Arizona. Este importante ecosistema abriga una gran variedad de especies de flora y fauna silvestre, y como todos los desiertos, se caracteriza por sus altas temperaturas y escasez de lluvias, por lo que todas las especies de plantas o animales que ahí habitan están adaptadas para resistir estas condiciones climáticas extremas.

Entre la fauna que ahí se tiene abundan diferentes especies de reptiles como lagartos o víboras de cascabel, así como varias especies de aves, entre las que destacan, por ejemplo, el halcón peregrino, que es considerada el ave más rápida del mundo, ya que alcanza una velocidad de vuelo en picada de más de 300 km/hora. De las especies de mamíferos, además de coyotes, liebres y roedores como los perritos de la pradera, hay los de mayor tamaño como el venado bura y el berrendo.

En este desierto podemos encontrar ampliamente distribuidas importantes especies de flora, como son la gran variedad de cactáceas, especies medicinales como la sangre de grado o la yuca, y otras más como la candelilla, el sotol, el orégano y la lechuguilla.

Estas últimas cuatro forman parte del grupo de los recursos forestales no maderables del desierto. A pesar de tener un gran potencial de aprovechamiento y con ello la generación de importantes ingresos para los propietarios, muy poco se ha hecho hasta ahora para promover la transformación de estas materias primas en productos terminados de alto valor, a excepción del sotol, que ya se transforma, embotella y comercializa como esa bebida tradicional del desierto chihuahuense.

La candelilla es quizá la especie que tiene la mayor variedad de usos, ya que la cera que se extrae de esta planta se utiliza en la fabricación de cosméticos, goma de mascar, crayones, cera para calzado, cera para autos, velas, cubierta de frutas y varios usos medicinales, entre los que destacan sus propiedades cicatrizantes.

En el caso del orégano, además de su uso tan conocido como condimento, el acetite que se extrae de esta planta tiene valiosas propiedades medicinales, principalmente para el tratamiento de padecimientos respiratorios.

De la lechuguilla se extrae su fibra natural, con la que se pueden elaborar productos muy variados como las sogas, cordeles, cuerdas para uso marino, cepillos, cinturones, bolsas, además de varios productos artesanales.

En nuestro desierto se tiene entonces ese gran potencial de desarrollo. La Comisión Nacional Forestal, la Comisión Nacional de Zonas Áridas y la Dirección de Desarrollo Forestal del Gobierno del Estado operan programas de apoyo para los productores del desierto y es muy importante continuar con estos estos programas, pero sobre todo, avanzar hacia el desarrollo de productos terminados de alto valor, para aprovechar de mejor forma estos valiosos recursos forestales no maderables con que cuenta nuestro estado.

o.estrada.m@hotmail.com



Por Óscar Estrada Muerrieta

El llamado desierto chihuahuense es un ecosistema que se distribuye ampliamente en los estados de Chihuahua, Coahuila, Durango, Zacatecas y San Luis Potosí en México, así como en parte del sur de Estados Unidos, en Texas, Nuevo México y Arizona. Este importante ecosistema abriga una gran variedad de especies de flora y fauna silvestre, y como todos los desiertos, se caracteriza por sus altas temperaturas y escasez de lluvias, por lo que todas las especies de plantas o animales que ahí habitan están adaptadas para resistir estas condiciones climáticas extremas.

Entre la fauna que ahí se tiene abundan diferentes especies de reptiles como lagartos o víboras de cascabel, así como varias especies de aves, entre las que destacan, por ejemplo, el halcón peregrino, que es considerada el ave más rápida del mundo, ya que alcanza una velocidad de vuelo en picada de más de 300 km/hora. De las especies de mamíferos, además de coyotes, liebres y roedores como los perritos de la pradera, hay los de mayor tamaño como el venado bura y el berrendo.

En este desierto podemos encontrar ampliamente distribuidas importantes especies de flora, como son la gran variedad de cactáceas, especies medicinales como la sangre de grado o la yuca, y otras más como la candelilla, el sotol, el orégano y la lechuguilla.

Estas últimas cuatro forman parte del grupo de los recursos forestales no maderables del desierto. A pesar de tener un gran potencial de aprovechamiento y con ello la generación de importantes ingresos para los propietarios, muy poco se ha hecho hasta ahora para promover la transformación de estas materias primas en productos terminados de alto valor, a excepción del sotol, que ya se transforma, embotella y comercializa como esa bebida tradicional del desierto chihuahuense.

La candelilla es quizá la especie que tiene la mayor variedad de usos, ya que la cera que se extrae de esta planta se utiliza en la fabricación de cosméticos, goma de mascar, crayones, cera para calzado, cera para autos, velas, cubierta de frutas y varios usos medicinales, entre los que destacan sus propiedades cicatrizantes.

En el caso del orégano, además de su uso tan conocido como condimento, el acetite que se extrae de esta planta tiene valiosas propiedades medicinales, principalmente para el tratamiento de padecimientos respiratorios.

De la lechuguilla se extrae su fibra natural, con la que se pueden elaborar productos muy variados como las sogas, cordeles, cuerdas para uso marino, cepillos, cinturones, bolsas, además de varios productos artesanales.

En nuestro desierto se tiene entonces ese gran potencial de desarrollo. La Comisión Nacional Forestal, la Comisión Nacional de Zonas Áridas y la Dirección de Desarrollo Forestal del Gobierno del Estado operan programas de apoyo para los productores del desierto y es muy importante continuar con estos estos programas, pero sobre todo, avanzar hacia el desarrollo de productos terminados de alto valor, para aprovechar de mejor forma estos valiosos recursos forestales no maderables con que cuenta nuestro estado.

o.estrada.m@hotmail.com


ÚLTIMASCOLUMNAS